• A

La Guía para Combinar Zapatos

Actualizado: 9 feb 2021

Los zapatos son importantísimos a la hora de vestirnos. Está comprobado científicamente que al conocer a alguien, luego de mirar nuestro rostro la siguiente mirada será dirigida a nuestros pies y que nos juzgarán por la apariencia de nuestro calzado. En este sentido, no sólo es importante usar buenos zapatos, hemos hablado antes sobre las claves para comprar zapatos de calidad y por supuesto, hemos hablado sobre los estilos de zapatos más básicos que hay (Oxfords, Derbies, Monkstraps y por supuesto Loafers y mocasines) pero, fuera de los principios generales de la guía para combinar colores, que aplican a toda la ropa en general, nunca hemos hablado del arte de combinar tus zapatos con el resto de tu guardarropa, cosa importantísima a la hora de vestir.


¿Cómo combinar tus zapatos?


Hay dos cosas que debes conocer y distinguir bien a la hora de combinarlos: el estilo (pues hay zapatos más formales que otros) y el color (pues también determina la formalidad y por supuesto, con qué otros colores combina)





El formalometro del estilo:


Primero lo primero. Debemos aclarar qué zapatos, por estilo, son más formales que otros. La regla general nos indica que los zapatos más formales son los más limpios y con agujetas, en este sentido los Oxford y los enterizos o Wholecut (primera imagen a continuación) serán los más formales que hay, seguidos de sus versiones con Broguing (esos agujeritos que sirven de decoración como en los zapatos de la segunda imagen).




Los siguientes en formalidad son los monkstraps, seguidos de los derbies, quedando los diferentes tipos de loafer en el espectro más casual de los zapatos que hay.



El Color te dirá con qué:


Dicho lo anterior y establecida la jerarquía de formalidad, debemos pasar al que quizás es el punto clave a la hora de combinar tus zapatos: el color.


Los zapatos negros, sean del modelo que sean, son los más formales. Jamás debes usarlos con blue jeans (vaqueros azules), bermudas o con tus pantalones más casuales pues están reservados prácticamente de forma exclusiva para la ropa de vestir. Asimismo, la regla general del estilo indica que si estás usando marrón en cualquier prenda de tu atuendo, no deberás usar tus zapatos negros.



Los zapatos negros están pensados para ser usados con trajes de negocios en color oscuro y por supuesto, con smoking en las noches de gala, son el zapato formal por antonomasia y por lo tanto, deberás reservarlos para tus atuendos en oscuro y en código formal. Asimismo, si tu atuendo es negro o bien lo posee de manera predominante, prácticamente ello limitará tus opciones de calzado a este color. El usar negro con tonos de marrón se considera un error grave del estilo y es, por definición e historia, una combinación incompatible: el negro, formal y de ciudad, no se lleva con el marrón y los cafés, casuales y con aires de campo.



Los zapatos en marrón oscuro o chocolate quizás sean los siguientes en formalidad por color. Si bien entran en el espectro de los colores marrones, el hecho de que permanezcan en una oscura tonalidad los mantiene en el lado formal de las cosas.



Por lo anterior, se trata de zapatos ideales para usar con trajes y combinaciones sport y por supuesto, en zapatos más casuales (como loafers o derbies) incluso puedes llevarlos con tus blue jeans, aunque en zapatos más formales, como Oxfords o Monkstraps no es el color ideal para ello debido a que sigue estando en el espectro de lo oscuro (y por lo tanto formal) y será naturalmente incompatible con lo más casual de tu guardarropa.




Quizás el color más versátil dentro de la gama más formal y elegante en el calzado es el marrón más bien rojizo, color vino o Oxblood un tono que al estar combinado con rojos adquiere un color que recuerda a la elegante madera de cedro presente en los muebles más finos.



Este tono de zapato que se lleva magníficamente tanto con los azules como con los grises en prácticamente toda su gama tonal: desde aquellos mucho más claros hasta aquellos más oscuros. Es decir desde el gris claro, cercano al blanco y el vibrante azul rey hasta el gris carbón y el azul medianoche. Es tan versátil que rompe con el esquema general e incluso, puede llevarse con combinaciones que posean negro.





El siguiente color en la escala de formalidad es el marrón medio o café. Es un tono mucho más claro que el color chocolate y que resulta bastante versátil.



A partir de este tono incluso los oxford se vuelven mucho más utilizables con ropa más casual como pantalones chinos. Claro está aún podrás utilizarlos con varios tipos de traje y combinaciones sport y de negocios.



El último estadio en la escala está compuesto por los zapatos en colores miel, caramelo y marrón claro, que están empatados en la misma escala de formalidad.


En este tono, que puede llegar a ser muy agradable y que incluso, por su claridad, te permitiría usar unos zapatos oxford con blue jeans (sí, así de versátil es) es perfecto para tus combinaciones más casuales, para trajes de tonos medios y claros e incluso puede combinar bien con tus trajes en azul oscuro al hacer un contraste increíble. Por supuesto, estos zapatos son por el tono claro que poseen, zapatos de día (jamás para eventos o reuniones de noche) y para situaciones ligeramente menos formales. En lo personal, me encanta usar estos tonos en verano y por supuesto, en situaciones casuales.



En cuanto a los zapatos azules, bastante menos comunes que los tonos anteriores, los detalles marcarán la diferencia. Son zapatos hechos para destacar, naturalmente, los hay tan oscuros como para usarlos con trajes formales y tan claros que sólo podrían usarse con combinaciones casuales. Los zapatos azules deberán ser utilizados a discreción valiéndonos de las reglas generales que ya hemos comentado antes: entre más oscuro más formal y por supuesto, el estilo del zapato nos dará la pauta. Si bien hay algunos (como los slippers en velvet o ante) que serán muy versatiles y podrán cubrir prácticamente todo el espectro, habrán algunos que no serán tan flexibles.



En cuanto a los zapatos en colores primarios, como verde, rojo o incluso amarillo, serán naturalmente, casuales y los acompañarán tus jeans, chinos, bermudas y demás combinaciones de naturaleza más desenfadada, pero en estos encontrarás un tono que te será particularmente valioso en verano y sobre todo, en ante: el color arena. Los zapatos color arena pueden utilizarse en combinaciones sport muy frescas y le dan un twist de claridad a tus atuendos, si bien son zapatos muy estacionales (difícilmente los usarás fuera de las estaciones calientes) sin duda podrán expandir tu guardarropa de manera util y de los llamados colores poco convencionales, son sin duda los más versátiles ya que se llevarán con tus atuendo en tonos más claros.


Allí lo tienes Astyler. la guía para combinar tus zapatos con éxito. Espero que la encuentres útil en tu camino sartorial. Yo me despido por ahora deseandote un excelente día.


Encuentra tu estilo.


-A


169 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo