• A

¿Cómo diferenciar unos zapatos de calidad?

Actualizado: 9 feb 2021

Zapatos, a menudo por muchos caballeros infravalorados, en realidad tu calzado dice muchísimo más de ti de lo que imaginas. ¿Qué pensarías si te dijera que, después de tu rostro, la primera cosa en que esa chica a la que pretendes invitar a salir o ese hombre con el que pretendes cerrar un trato de negocios se fijan es, precisamente, en tus zapatos?


Seguramente si ignorabas este dato, de estar frente a frente abrirías los ojos como platos y me preguntarías qué zapatos debes usar y cómo. Y allí yo te diría: depende de tu estilo personal y de la ropa que te hayas puesto (te vuelvo a remitir a nuestra famosa Guía para combinar tus zapatos) pero lo que con seguridad te mencionaría es que, si te interesan los zapatos de vestir y vas a adquirir uno o varios pares, hay una serie de pautas que debes conocer para hacer una buena compra.





¿En qué deberías fijarte?


Hoy en día, con una globalización latente la verdad es que el mercado está copado de opciones de toda clase y precio, no obstante, contrario a lo que puedas pensar, un precio que pudiera aparentar ser alto o incluso un nombre de diseñador respaldando el zapato que pretendes adquirir no son garantía de calidad. Aquí está en lo que deberías fijarte:


I. Los Materiales:

La verdad sea dicha, la piel sintética, la piel regenerada (o cuero reconstituido) y hasta el plástico, han inundado el mercado y quiero decirte, ninguno de estos tres envejece bien y harán que tus zapatos en lugar de verse mejor con el tiempo adquiriendo personalidad y acomodándose a tu pie, irán dando lugar a arrugas, manchas y a una peor resistencia general e incluso pueden llegar a rasgarse .


La verdad sobre la "piel/cuero" regenerado (y sí, pongo piel y cuero entre paréntesis, pues a duras penas y eso se considera realmente piel) es que la misma se conforma tomando un gran pedazo o capa de triturados de cuero que luego es cubierta y unida por y escucha esto: poliuretano (Literalmente plástico) que bloquea la piel y sus propiedades absolutamente y aunque no es piel de una alta calidad y por ello utilizan este plástico barato para unirla, ciertamente no deseas tener plástico rodeando tus pies, pues impide que tu calzado envejezca con gracia y desarrolle una pátina (la coloración que particularmente en zapatos cafés y en el espectro del marrón, se va adquiriendo con el paso del tiempo y le añade dimensión a la piel) además de que generalmente y debido a esa construcción, son zapatos de empeine duro, que en lugar de arrugarse por el movimiento como un zapato de piel real, terminan con graves grietas e incluso rompiéndose totalmente con el tiempo y el uso. Por eso tú mi querido Astyler deberías huir de ese material.



Entonces; ¿Dónde empezar? Primero y ya aclarado qué es lo que no buscamos hay que entender de manera general qué materiales sí buscamos, aquí debo mencionar que por ley, cualquier producto que pretendas comprar (así estés en México, en España, en la Argentina o en cualquier lugar del mundo occidental incorporado al estándar de la OMC) debe decir de qué está hecho con suma exactitud (aunque a veces los vendedores tratan de utilizar términos confusos, es cierto) por lo que solamente debemos fijarnos en etiquetas, descripciones y demás relativo a él para saber. La verdad sea dicha Astyler, el tema de las pieles y su calidad da para un artículo propio (y pronto lo verás en A Style by A) pero como esta es una guía general sobre zapatos (y siendo francos ello implica un montón de conceptos) simplemente te daré qué términos debes buscar y cuáles no. Lo que tenemos que buscar es que diga, como menos "Piel Genuina", otros términos que encontrarás son positivos podrán ser: Calf/Boxcalf (Piel de Becerro) Cordovan (un tipo de piel de caballo curtida y trabajada por un exclusivo método francés) Napa o Ante. Estas tienen todas las buenas propiedades de la piel: suavidad que le permitirá amoldarse a tu pie, la calidad de envejecer con gracia si es bien cuidada (bolea tus zapatos Astyler) y sobre todo la capacidad de aguantar muchos pasos con esos zapatos sin que se modifique la horma, se rompa o se agriete.





Aclarados los materiales de calidad (y los que debes evitar) pasemos a lo siguiente


II. La Construcción

Vamos a usar el sentido común: aun los mejores materiales pueden crear algo casi desechable y que como objeto sirva poco si son mal ensamblados (y este principio aplica igual si estás haciendo un zapato que un auto, un avión o un edificio de cincuenta y siete pisos) por lo que es lo siguiente que debes tener en mente. Al contrario de la sección anterior, empezaremos con lo que sí debes buscar, pero antes que ello, debo mencionarte que la construcción de un zapato habla de la manera en qué está hecho, de cómo está pensado, si está pensado para durar y ser parte de muchos años en tu guardarropa o si, al contrario, es un objeto desechable que te hará correr a comprar otros en un par de años o menos. La construcción es clave porque permitirá que, en caso de accidentes o de desgaste con los años, puedas reparar tus zapatos sin problema y te duren varios años más o que simplemente no tengan remedio y tengas que tirarlos. Los mejores zapatos son aquellos en que la suela ha sido adherida mediante puntadas a la piel sobre ella, es decir que está cosida a la misma, Sobre el material de la suela, mi material favorito es la piel, pero no tengo nada contra las suelas de caucho si estas no afectan la estética del zapato y siempre y cuando estén unidas mediante puntadas y costuras (y no pegamento) al calzado mediante alguna de las dos técnicas que debes conocer con las que se hacen prácticamente todos los mejores zapatos del mundo:

A) Goodyear Welt: el rey y el más clásico de los métodos de fabricación de zapatos, permite mantener la integridad de la parte superior de tu calzado sin importar el destino de la suela y hace que la plantilla sea cómoda, flexible y se amolde a tu pie. Es naturalmente más costoso que cualquiera otra forma de hacer calzado, pero esto es natural debido a que añade prácticamente tres capas tras la plantilla del mismo. Grosso modo y para dejarlo todo breve y lo más simple posible, es un método cuasi artesanal de como mínimo tres pasos: el primero es coser la plantilla a la parte superior del mismo, de manera que se tendrá esta capa de cuero como primer contacto con nuestro pie. Posteriormente y como segundo paso se añade una mezcla generalmente de cuero de corcho y suela molida (como los Zapatos Carmina) o una mezcla de algún tipo de caucho con cuero (como las botas de Franco Cuadra) que se distribuye uniformemente por el zapato dejado una capa de un centímetro de grosor, esta mezcla es clave porque permite precisamente a la plantilla de piel ajustarse a nuestro pie con el uso haciéndolo más cómodo, pues crea una especie de molde al que nos ajustaremos y es el detalle que hace prácticamente destacar al Goodyear Welt sobre otros métodos (para que te hagas una idea de como es el proceso te he dejado un par de imágenes al final de este apartado) Y por último y como tercer paso, se coloca la suela (que puede ser de cualquier material elegido, (desde piel en zapatos de vestir hasta espeso caucho y hule en ciertas botas) utilizando una prensa sobre la capa de caucho y la plantilla y posteriormente, esta vuelve a coserse al zapato, dejándolo prácticamente listo. La mayoría de los productores de zapatos que utilizan este método, al ser tan prestigiado y clásico, lo pregonan a viento y marea, a veces lo empleados que te atienden en una tienda no son muy doctos en el asunto, pero te podrás dar cuenta siempre en su sitio web: desde Cuadra y Allen Edmonds hasta Carmina, Crocket & Jones, Gaziano & Girling y por supuesto los colosos del calzado John Lobb y Berluti utilizan este tipo de fabricación para sus zapatos. Es simplemente el mejor.


Aquí podemos apreciar la segunda capa que distingue al Goodyear Welt. A la izquierda tienes una mezcla de caucho y piel usada por la zapatería mexicana Franco Cuadra en su manera de aplicar el método, a la derecha una de corcho y piel utilizada por la zapatería española de lujo Carmina.


B) Blake Stitch: Es más sencillo y común de encontrar que el Goodyear Welt y a diferencia de este, las costuras están hechas por dentro del zapato, de forma tal que la parte superior del zapato se une por debajo de la plantilla y se cose hasta la suela. Un único cosido une todas las piezas. Tiene menos capas y en general es menos robusto y más ligero que el Goodyear Welt y en ciertos aspectos, a pesar de ser más sencillo que este, es curiosamente más tardado de reparar (aunque cualquier zapatero podría hacerlo) por lo cual tiene la categoría plata dentro de la fabricación de los zapatos, que sigue siendo bastante buena y no tendrías que dejar de adquirir un par debido a eso, Claro que hay ciertas excepciones y hay zapatos con un Blake Stitch sofisticado y cuasi artesanal como el que hacen en Ferragamo con su técnica "Tramezza".





Lo mínimo que debes buscar: un zapato cuya suela no esté adherida con pegamento al mismo. Una suela pegada es básicamente la descripción de cualquier zapato de baja calidad, que no está hecho para durar y que, al contrario, está hecho para morir y tirarse: su suerte está ligada a la de su suela, si esta se desgasta, rompe, agrieta o daña, deberás tirar el zapato porque el mismo no tendrá arreglo. Además que estéticamente, un zapato con la suela pegada normalmente se ve peor y con el tiempo son aquellos que al desgastarse en la puntera "hablan" pues al separarse la suela de la parte superior el zapato forma una especie de boca. No tires tu dinero comprando esta futura basura (porque eso es lo que es si lo piensas), si vas a hacer un gasto, que sea para evitar hacer otro gasto más adelante, es decir intercambia tu dinero por un producto de calidad que dure y envejezca contigo. No sólo es responsable económica y ecológicamente, sino que es una impronta del caballero elegante, del hombre con clase y es ciertamente cool poder decir cuando te elogian los zapatos (porque lo harán) frases como "tengo diez años con ellos".



"Un precio que pudiera aparentar ser alto o incluso un nombre de diseñador respaldando el zapato que pretendes adquirir no son garantía de calidad. "

III. Procedencia.


Sí. Sí es importante. No quiero parecer uno de esos políticos odiosos con un discurso proteccionista, pero ciertamente el calzado chino brilla por su ausencia de calidad y básicamente cualquier calzado proveniente de la industria del fast fashion y marcas que manufacturan en el sureste asiático. En general no te diría que te guíes y fíes al cien por ciento del país de procedencia, porque en todos los lugares hay cosas buenas y basura, pero hay grandes reglas generales y patrones que no se pueden ocultar: Los mejores zapatos del mundo están hechos en Italia, España, Francia e Inglaterra. Otros muy buenos destinos de procedencia son Estados Unidos, México y Portugal. Asimismo, hay una reflexión importante que me encantaría que tomaras en cuenta la próxima vez que salgas de cacería por calzado: al comprar lo que sea que compres siempre será mejor si el producto que pretendes adquirir es la especialidad de la casa; es decir, si vas a comprar un traje que la marca o la tienda sea especialista en trajes, un reloj, que la marca sea relojera o cuando menos joyera y en zapatos: que la marca haga y se dedique a hacer predominantemente zapatos. Eso siempre supone una ventaja. Es como ir con el médico; un médico general es bueno, pero el especialista es mejor. Tómalo en cuenta.




DISCLAIMER: Cabe mencionar que de todas las reglas mencionadas sólo podemos rescatar algunos principios para el calzado en general, ya que este artículo lo escribí pensando únicamente en zapatos propiamente dichos, por lo que yo no usaría esta guía para ir a comprar sneakers, porque ese mis queridos Astylers, es otro mundo diferente del cual hablaremos pronto.


Dicho todo lo que había que decirse, ahora conoces las pautas más básicas para ir a por un par de zapatos de calidad. Cómo sabes puedes escribirme en la caja de comentarios en Instagram en @theastylebya si tienes más dudas.


Que tengas un día elegante. Encuentra tu estilo.


-A

258 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo