• A

Todo sobre la Tradición Sartorial Italiana

Actualizado: 15 mar 2021

Italia. La cuna del Imperio Romano, la sede de la Iglesia Católica, el lugar donde surgieron el catenaccio, la pizza y los negroni, además de ser por supuesto, el hogar de la Sprezzatura y del Pitti Uomo bianual. Sin lugar a dudas uno de los lugares con más encanto que puede haber y el hogar de muchos de los hombres mejor vestidos del mundo (y de la historia). Un país que nos ha dado genios como Dante, Verdi o Macchiavelli y a íconos del estilo tan legendarios como Gianni Agnelli, Valentino Garavani, Giorgio Armani y Andrea Pirlo. ¿Pero qué hace a un italiano vestirse como a un italiano? ¿Hay realmente sólo un estilo de traje italiano? ¿Qué hace a la sartoria italiana el podio olímpico que es? ¿Qué sastres y marcas definen ese estilo?


Todo esto y mucho más, lo desglosaremos en el artículo de hoy.





Los estilos de Italia:


No. En Italia no hay un sólo tipo de traje. Incluso quisiera poder decir que, como su contraparte inglesa, una estampa única determina el estilo italiano, pero no es así. Si bien hay una pequeña tercia de características que lo hacen lo que es, las diferentes latitudes del país de la bota son las que ultimadamente le darán al traje en cuestión su personalidad. Dicho esto, podemos no obstante decir que en general los trajes hechos en Italia poseen unas características comunes que los distinguen:


  • La chaqueta del traje es más ligera y está más pegada al cuerpo.

  • La chaqueta, por lo general es más corta (aunque esto no siempre ha sido así y depende mucho del lugar donde se haga el traje)

  • La chaqueta tiene mucha menor estructura que la clásica inglesa.

  • Las solapas de la chaqueta son, muy a menudo, generosas, anchas y tienden a terminar más alto.




Fuera de esta pequeña lista de factores comunes, El estilo de los trajes hechos en Italia lo definirá el lugar en donde han sido diseñados y hechos.


De norte a sur:


El traje italiano (y sobre todo su chaqueta) se hace más ligero y más carismático conforme recorremos Italia. En el norte, encontraremos una insinuación de estructura y hombros que recuerda a la versión más ligera del traje británico, mientras que conforme nos acercamos a Nápoles, la meca de la sastrería italiana, se va convirtiendo en un traje cada vez más ligero y casual.


El traje de Milán:


Milán es una de las capitales de la moda del mundo. Junto a Nueva York, Londres o París se debate por ser el centro de atención de todos los entusiastas de este tema. Milán también es un importante centro industrial y financiero de Europa. En este sentido, el traje hecho en Milán es el más conservador de toda Italia (y es el más común de encontrar en las marcas de ropa) y es en el que encontraremos un ligero relleno en el hombro que nos recuerda la sastrería de negocios. No obstante, este hombro construido no se compara en volumen con el propio del clásico traje inglés o incluso el tradicional traje norteamericano. Con un pecho estructurado de manera ligera, la chaqueta de un traje de estilo milanés tiene su gracia en que descansa sobre tres puntos: la solapa, misma que se adhiere (y forma) la silueta del pecho, el agujero del brazo que debe estar perfectamente alineado con el resto de la manga y por supuesto, los bolsillos de la chaqueta, que deben descansar sobre la pelvis. ayudando a crear el efecto en V de la chaqueta.


Curiosamente, en los ochenta, de esta ciudad nació una interpretación del traje que rompe completamente con la tradición antes mencionada (aunque mantiene rasgos de ella), cuando Giorgio Armani diseñó el Powersuit icónico de los ochentas y noventas, con una cintura marcada, telas ligeras y agradables al tacto (detalles que se mantienen) y a diferencia de la actualidad, un hombro muy armado que casi podría decirse se equiparaba a llevar unas hombreras. Hoy en día en cambio, el estilo de Milán es más cercano a su origen, con un hombro más natural, pero muy apropiado para el ambiente de negocios y cuidando los detalles y la proporción.


El traje Florentino:


Florencia es la cuna del renacimiento. En cuanto a la sastrería, los italianos lo definen dentro de lo conservador, pues el traje florentino es, al igual que el de Milán, más cercano a la sastrería inglesa en cuanto a idea, no así en ejecución. El hombro de la chaqueta está cortado de forma que se extiende su silueta, simulando con esto un hombro de mayor presencia (aunque por dentro esté construido de manera ligera y sin mucho relleno) en el pecho, los sastres florentinos tienen a jugar con la tela para dejar en él más espacio y que la chaqueta sea cómoda y por supuesto, trazan una silueta pegada al cuerpo.



En Florencia es, precisamente, donde cada año, desde 1972, se celebra el Pitti Uomo, un festival en donde las mejores marcas del mundo de la moda masculina (no sólo de ropa sino de telas y materiales) exhiben sus propuestas e innovación para cada año.


El traje de Lazio:


El traje romano (hecho famoso por la casa de trajes Brioni) es el puente que une a la sastrería italiana del norte con la tradicional escuela del sur. Con genios como Gaetano Aloisio o poderosas marcas como la Casa Brioni como sus máximos representativos, la sastrería de Roma incorpora una silueta ligera, cercana al cuerpo pero que mantiene la comodidad pues fue pensada para la movilidad (no es coincidencia que por años los trajes de Bond fueran de Brioni) y por supuesto, un hombro muy escasamente construido, pero en el que aún se puede percibir algo de tela a diferencia del siguiente estilo.




El traje de Nápoles:


En esta prenda es en la que la mayoría piensa cuando se habla de traje italiano. Y no es coincidencia, pues el Abbito Napoletano con su "Spalla Camicia" (literalmente, hombro de camisa) quizás sea el más inconfundible de entre los traje del país de la bota. Sumamente ligero, con una silueta que va bastante ceñida al cuerpo y un hombro completamente desestructurado, al igual que prácticamente todo el resto de la chaqueta misma que tendrá tan tan sólo medio forro o incluso menos, por lo que parecería por estructura más bien una camisa muy gruesa que una americana/saco. Ligero como la brisa que llega del mediterráneo,



El hombro napolitano, además de ser ligero y no tener absolutamente nada de relleno, termina en el característico y ya mencionado hombro de camisa, técnica que simula que la manga de la chaqueta se esconde y termina tras el hombro y por supuesto, su mayor delator es el pequeño pliegue triple que se forma justo en el hombro. Otras de las características de la chaqueta de Nápoles es tener el agujero del brazo muy en alto para permitir el movimiento.



En general, la chaqueta y el traje napolitano debe sentirse como una ligera y muy cómoda segunda piel.



Il Tessuto Italiano (o los reyes de las telas) :


Cerruti, Loro Piana, Vitale Barberis Canonico, Drago, Zegna o Carlo Barbera. Básicamente los productores de muchas de las mejores telas del mundo están en Italia. La mayoría con sede en Biella, en la región piamontesa, un pequeño pueblo lleno de pastores, esquilares y telares no muy lejos de los Alpes que ha sido la fuente de la materia prima con que trabajan los grandes sastres de Italia desde hace más de un siglo.


En cuanto a las telas italianas, son suaves, ligeras (aunque no todas) y por supuesto lujosas. Ten por seguro que si adquieres una prenda hecha con tejidos hechos en Italia estás adquiriendo un producto de calidad.





Italia: tierra de trajes


Las Sastrerías: Tutto fatto a mano


En Italia hay casi tantas sastrerías como Iglesias y no, no estoy exagerando, en cada pueblo hay al menos un sarto (sastre) listo para la acción con su propia interpretación de lo que la sastrería local debe ser. Por esta razón, el enlistarlos a todos sería una tarea imposible, razón suficiente para limitarnos a mencionar, muy brevemente, a los más prestigiados del país de la bota. Si este resumen brevísimo te parece insuficiente, te recomiendo el libro The Italian Gentleman, del escritor, productor y bloguer francés Hugo Jacomet, que recorrió Italia compilando lo mejor de lo mejor sobre la sastrería de la bota en medio del mediterráneo.



Al Bazar: el hogar, negocio y espejo del maestro de la Sprezzatura Lino Ieluzzi. Con un estilo milanés híbrido y lleno de muchos diseños y telas únicos. Solapas anchas, un corte ceñido al cuerpo y un diseño que llama la atención.




A. Caraceni: Augusto Caraceni, otra de las grandes sastrerías de Milán. Caraceni es considerado uno de los grandes innovadores, precursores y creadores del estilo de traje milanés. Trajes con siluetas estilizadas, elegantes y por supuesto, sartoriales.



Ciardi: Una importante y tradicional sastrería de Nápoles. Su estilo ligero y desenfadado pero con una particular y única hechura artesanal (y muy ligera) los hacen ser uno de los máximos representantes de la sastrería napolitana tradicional.



F. Caraceni: El discípulo de Augusto Caraceni fue Ferdinando Caraceni, mismo que abrió su propia sastrería, cuidando mantener la estampa de la sastrería de Milán en sus diseños y en su corte, preciso, refinado y elegante.


Gaetano Aloisio: El Maestro Aloisio es reconocido como uno de los mejores artesanos de sastrería de Italia. Con un gusto impecable y una tendencia a buscar una figura cosmopolita y con clase, los trajes romanos de Alosio son muy valorados por la comunidad sartorial.


Liverano & Liverano: Quizás la más conocida de las sastrerías de Florencia y una de las más grandes defensoras de su corte.



Pino Peluso: Pino Peluso es un sastre napolitano que lleva a cuestas el peso de tres generaciones de sastres. Con un estilo regio, muy ligero y entallado, interpreta su propia visión, a través de mucho trabajo a mano, de la sastrería del sur de Italia.



Rubinacci: La más icónica y famosa de las sastrerías de Nápoles (y eso es mucho decir) es la presidida por el Maestro Mariano Rubinacci y sus hijos (Luca es todo un rockstar de Instagram) quienes con toda dedicación, dirigen el negocio usando un método casi artístico de corte y confección que data de 1932. Un traje Rubinacci es garantía de alta elegancia napolitana y un alto nivel de trabajo a mano.



Sartoria Dalcuore: De construcción suave y spalla camicia clásica, Dalcuore ha estado en el negocio de la sastrería desde 1965, promoviendo un cómodo y ligero estilo napolitano, con una estampa lujosa, pero con identidad.



Sartoria Panico: La sastrería Panico es una de las pocas que mantiene el tradicional corte napolitano, muy cómodo, ligero y no precisamente tan ceñido como el resto de sastrerías del lugar. El corte es tan cómodo y permite tanto el movimiento que recuerda al traje inglés drapeado, pero sin su peso.


Sartoria Solito: Con un estilo ligero y agradable, la sastrería Solito es otra de las que mantiene la estampa sartorial de Napoli.



Vestrucci: La otra gran sastrería de Florencia. Leal hasta la última puntada al más clásico estilo florentino y con un fresco toque que atrae a un público más joven, El maestro Vestrucci realiza los clásicos de una manera excelente. Debo mencionar además sus icónicos trajes en tonos claros



Las marcas:


No hablaremos de Versace, Dolce & Gabbana, Valentino o Gucci, de entrada porque el espíritu de estas marcas cada vez se aleja más de la calidad y principalmente porque siempre está ligado al concepto de moda, no al de estilo conceptos bastante distintos. Por ese motivo la lista a continuación está compuesta únicamente de marcas dedicadas a la estampa sartorial, con el espíritu de la sastrería italiana en su manera de hacer las cosas; debo aclarar que cada marca posee una historia y una estampa únicas y un corte característico de la casa que daría para hacer una review de cada una (aquí ya hemos analizado a Canali y hay aún más reviews por venir) por lo que tan sólo nos limitaremos a mencionar cada una.


Attolini

Belvest

Boglioli

Brioni

Brunello Cucinelli

Canali

Cantarelli

Caraceni (Domenico)

Caruso

Corneliani

Ermenegildo Zegna

Giorgio Armani:

Kiton

Isaia

Loro Piana

Luciano Barbera

Pal Zileri


¿Es la sastrería italiana para tí?


Un traje italiano bien hecho en realidad le irá bien a todo aquel hombre delgado o en forma. Asimismo, las chaquetas sport y blazers de estilo italiano son perfectas para el casual sartorial, pues no elevan demasiado los atuendos. La sastrería italiana es la ideal para el casual sartorial y el business casual, así como para aquellos que habitan en regiones calientes, pues sus prendas con menor estructura permiten acumular menos calor y andar más cómodos y ligeros.



Esto ha sido todo sobre la sastrería italiana Astyler.


Encuentra tu estilo



-A


440 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo