• A

Todo sobre la Tradición Sartorial Inglesa (y el mítico Savile Row)

Actualizado: 22 feb 2021

Savile Row. Un nombre que resuena con fuerza en la historia de la sastrería. Lo cierto es que no podría entenderse completamente la sastrería sin los ingleses. Pero... ¿Qué hace a un traje inglés, un traje inglés? ¿Cuáles son las características que definen a la sastrería británica? ¿Es tan sólo esa legendaria calle que da hogar a sastres tan legendarios como Henry Poole, Anderson & Sheppard o Huntsman? Hoy lo descubriremos.




El Traje Inglés (o la armadura de los negocios)


Podemos rastrear de manera muy clara los orígenes y principios que actualmente siguen rigiendo la sastrería inglesa. Debemos saber que en parte, el corte inglés deviene de actividades como la milicia y el hipismo (así es, muchas de las clásicas chaquetas de traje inglés, como las que hacen en Huntsman, nacen gracias a la necesidad de crear una prenda cómoda para cabalgar y de principios como el llamado Drape, que grosso modo y sin tener una traducción literal al español, podríamos decir es la “caída” de la ropa sobre el cuerpo de su portador, luego entonces podríamos afirmar que la sastrería inglesa siempre se ha basado en función, comodidad y elegancia discreta.



Pero ¿Cómo es un traje inglés tradicional? En realidad, lo cierto es que debido a lo antes mencionado, no hay un solo tipo de traje inglés, pues el corte del traje cuyo origen es ecuestre o militar no tendrá la misma sensación que uno de origen civil completamente basado en el llamado “drape”. Pero hay características muy básicas y comunes que los unen a todos y que hacen a un traje inglés ser, lo que es:


a) Un hombro armado: los hombros anchos y con cierto relleno son una característica esencial del traje inglés, esta característica los hace prácticamente inconfundibles respecto de otras escuelas de sastrería, como la italiana o la francesa. El hombro armado es beneficioso para aquel hombre que desee adquirir el efecto de una espalda más ancha y en general, un torso más potente.


b) El pecho y la caída de la tela (drape): sí bien hay sastres que dan más importancia al llamado “drape” que otros dentro de las grandes sastrerías de Savile Row, en Londres, lo cierto es que la presencia de este elemento es clave para el trazado del traje británico. Con un poco de tela extra en el pecho (que al igual que el hombro será también armado) se logra que este adquiera mayor presencia y que sin sacrificar confort ni buscar una silueta extra Slim, la chaqueta pueda tener cintura y lograr la V tan deseada en la silueta masculina. Asimismo, también valiéndose de esta técnica, se logra que la chaqueta del traje caiga de manera natural sobre el cuerpo, logrando un efecto ciertamente elegante y que muchos caballeros encuentran cómodo.


c) El largo de la chaqueta y dónde se abotona: Es innegable que la chaqueta inglesa es tradicionalmente más larga que sus contrapartes tanto de Italia como de Francia. Esto nace de un principio de simetría sobre el que se basan los sastres de las islas británicas, ya que buscan que se logre una silueta uniforme y esbelta, que las piernas se alarguen ocultando donde terminan con la chaqueta, asimismo, la meta de la mayoría de los sastres ingleses es que el punto de abotonamiento sea justo en la mitad del cuerpo, jamás muy bajo y sólo más alto para aquellos trajes más bien invernales, ya que esto balancea las proporciones corporales y tiende a ser favorecedor.



Muchos aficionados del estilo (sobre todo los estadounidenses) suelen decir que el traje inglés es como una armadura debido a la construcción que posee. Con tela extra en pecho, hombros y al final de la chaqueta para dar el efecto perfecto de la silueta masculina, puede que tenga sentido su comentario, pero ciertamente, el traje más elegante y en cierto sentido más formal y tradicional, sin duda será el traje inglés.


Las Telas Inglesas:


Todo lo anterior adquiere mayor relevancia (y sentido) si se toma en cuenta la gran preeminencia que tiene la lana en la historia de la vestimenta inglesa. Las telas inglesas suelen ser más fuertes, duraderas y resistentes a las arrugas que las telas finas de otros lugares de prestigio. Y ello tiene todo el sentido del mundo cuando analizamos el clima de las islas británicas: frío, lluvioso y a menudo nevado durante el invierno, las pesadas telas con las que los británicos se vestían debían resistir las inclemencias del clima (no es coincidencia que haya sido un inglés, Thomas Burberry, quien ha inventado la Gabardina) y durar mucho aún con las condiciones de vida del lugar.



Si bien ahora hay telas inglesas de toda clase, desde muy suaves y delicadísimas Súper 220´s hasta el más resistente, duro y áspero Tweed de las islas Hébridas, es innegable que la sastrería inglesa tradicional se valía de la pesadez de la lana para lograr la construcción de sus trajes. No podría entenderse la creación del concepto de Drape con telas hiperligeras o menos resistentes como lo es la típica lana británica.



Algunas marcas de telas británicas que deberías conocer (y que son altamente prestigiadas) son Holland & Sherry y Scabal, mismas que tienen sus tiendas insignia, precisamente, en Savile Row.


Los Sastres Ingleses y sus estilos:


Henry Poole:



Con herencia tanto civil como militar (fue creada en 1806 y para 1815 los soldados británicos que derrotaron a Napoleón en Waterloo ya llevaban sus piezas) la sastrería de Henry Poole se considera la primera de Savile Row, en Londres.



Con su probado método de nueve pasos (vigente desde hace más de un siglo) y su selección con más de 6000 telas disponibles para el cliente, el corte del traje de Henry Poole es moderado en cuanto al relleno y la construcción en los hombros, un canvas de tres partes y tan sólo un poco de drape en el pecho para crear un atuendo más fuerte. Este estilo le ha servido a personajes de la historia tan diversos como Winston Churchill, Ulysses S. Grant, Otto Von Bismarck, David Gandy o los Zares de la Rusia Imperial (todos clientes de la sastrería de Henry Poole)



Huntsman:

La chaqueta de Huntsman es una de las más clásicas de la sastrería inglesa. Heredada de la tradición ecuestre y de las chaquetas de smoking, la larga chaqueta de un solo botón, brazo alto y hombros estructurados posee una estampa señorial que recuerda al origen nobiliario de la casa de sastrería.


El hombro estructurado y silueta moderada se ve mejor aún con el toque acinturado de la chaqueta larga. Estos son los trajes que se usaron en la famosa película Kingsman.


Anderson & Sheppard:

Junto con las dos anteriores, Anderson & Sheppard complete la trilogía de sastrerías más clásicas y famosas de Savile Row. Pero la especialidad de la casa se basa completamente en el uso de la ya mencionada técnica del drape; valiéndose del uso de tela extra en el pecho y en la parte baja de la chaqueta, el traje de Anderson & Sheppard da la impresión de que la parte superior del cuerpo masculino es más grande y fuerte.



Lo cierto es que la casa de sastrería también se vale de esta técnica para ofrecer una garantía prácticamente exclusiva: crear un traje hecho para el movimiento, que no restrinja al portador y que por más que este pudiera moverse (incluso bailando) que la estructura de la chaqueta permanezca inalterada. De hombros bien estructurados y una cintura ligeramente marcada, la silueta y efecto de drape de esta sastrería, garantiza los “trajes más cómodos” de Inglaterra.


Gieves & Hawkes:


Localizada en el número uno de Savile Row, Gieves and Hawkes se jacta de poseer, de una Garantía Real (una especie de distintivo que los hace ser proveedores oficiales de la Casa Real Británica) y de hacer el hombro más suave (y con menos relleno y estructura) de toda la sastrería inglesa tradicional.



La silueta larga y ceñida del traje inglés pero con mucho menos peso que sus contrapartes tradicionales.

Edward Sexton:


El excéntrico sastre inició su camino en los 60´s, haciendo los trajes de personajes como Paul McCartney o Mick Jagger y se podría decir que es el sastre que utiliza más estructura de todos los grandes sastres ingleses. Hombros anchos y muy armados, solapas igualmente anchas y en flecha con un corte acinturado, una chaqueta larga y un punto de abotonamiento justo al medio, se podría decir que es la versión más pura y mejorada del Powersuit.


Richard Anderson:

En 2001, Richard Anderson abrió sus puertas en el 13ro de Savile Row. Era la primera casa de sastrería en inaugurarse en más de cincuenta años. Lo cierto es, que fue un rotundo éxito.


Con herencia de Huntsman (pues Richard Anderson se entrenó allí desde los 16 años) la silueta de Richard Anderson puede definirse como clásica pero refinada. Un tanto más recta que su contraparte de Huntsman (alejándose ligeramente de su pasado hípico) y de un hombro más bien medio, se podría decir que la palabra bajo la que se rige Anderson para sus trajes es moderación.

Dege & Skinner:


Militar y clásica, Dege and Skinner ofrece también una silueta rígida y potente como las de Richard Anderson y Huntsman. No obstante, el estilo de la casa se aleja de la chaqueta de un solo botón, omite mucho del uso del tradicional drape y con una faldilla más sutil (lo parte inferior de la chaqueta del traje). Localizados en el 10mo de Savile Row, son famosos por su camisería a la medida y por haber confeccionado el traje de bodas del Príncipe Harry de Windsor con Megan Markle.



Benson & Clegg:


Con herencia Naval y Militar, Benson and Clegg es famosa por ser la sastrería a la que debes ir si deseas adquirir un blazer, sus botones en oro, plata, plata sobredorada y demás materiales menos caros poseen la garantía real para ser proveedores de la Marina, mientras que sus trajes la poseen para ser usados por la Casa Real desde 1944.


Benson and Clegg combina lo mejor de dos mundos: utilizan el método de drape de manera sensible y el hombro estructurado, clásico de Inglaterra, con mucha clase y fuerza pero sin exagerar como Sexton y con un look ligeramente menos militar que Huntsman.




¿Es la sastrería inglesa para tí?


Realmente depende. El corte de un traje inglés, sus telas tradicionales y los colores de estas hacen un perfecto traje de negocios. De una silueta larga y señorial, el traje inglés se trata de moderación, elegancia sutil y por supuesto, de un estilo clásico que trata de ser favorecedor y sacar las virtudes de la silueta masculina sin importar el estado físico de su portador. Claro está que no será, por naturaleza, un traje ligero de portar, pues su técnica de armado llevará necesariamente mayor material que otras más ligeras, como la propia de la sastrería italiana, en este sentido y aunque no es una mala opción, quizás no es el mejor traje de verano, pero sin duda, será el mejor traje de negocios.


Encuentra tu estilo.


-A

278 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo