• A

Los Tipos de Relojes y cómo combinarlos

El reloj. La única pieza de joyería que es inherentemente masculina y que un hombre puede lucir no sólo sin pena sino con gran orgullo. Aquí, en A Style by A, hemos hablado ya antes de cuales son los detalles que hacen valioso a un reloj y las categorías de relojes que hay en cuanto a su calidad y artesanía. No obstante, en ese primer artículo sobre relojería, faltaron detalles clave: ¿Todos los relojes son iguales en cuanto a estilo?¿Cómo combinar un reloj? ¿Qué relojes van con qué? ¿Acaso se puede puede usar cualquier pieza de relojería con cualquier atuendo?


Hoy contestaremos a esas preguntas.



No obstante, antes de contestar, debemos aclarar que existen características generales que permiten situar, de manera más o menos exacta, el nivel de formalidad de cada tipo de reloj, más o menos encasilladas en una regla; esta regla general en realidad es la misma que para todo el estilo: entre más simple, más formal.



Es decir, entre más delgado y con menos complicaciones, la regla general es que el reloj te servirá para acompañar atuendos de naturaleza más elevada. Esta regla también nos dice que, una correa de piel o cuero siempre será más formal que una cadena con eslabones metálicos y por último, esta regla nos indica que los metales preciosos (Oro, Platino) siempre son más formales que los metales comunes (Acero). Ahora bien, si fuera tan simple como eso no habría necesidad de hacer un artículo como este, pero lo cierto es que con tantos relojes, hay muchísimas excepciones, paréntesis y notas que hacer a estas reglas generales, provocando que tengamos que entrar de lleno a las tres categorías de relojes expuestas a continuación:



I. LOS RELOJES DEPORTIVOS:


El título es bastante ilustrativo acerca del origen de estos relojes y por tanto, de la naturaleza de su aspecto. O eso creería cualquiera. En esta categoría encontraremos a muchos de los grandes íconos de la relojería moderna. Estos relojes están hechos para resistir el empuje del agua, o bien, mediante alguna complicación que los hace prácticos para una actividad determinada.


Estos relojes fueron hechos con un propósito, no como una joya o accesorio, son la máxima prueba de que, en realidad, muchas de las prendas y accesorios que usamos a diarios vienen de un plano meramente utilitario. Desde resistir el agua o cronometrar una carrera de yates o fórmula uno, estos relojes, a menudo hechos para durar y con un aspecto mucho más duro, áspero y resistente que sus contrapartes, destacan por sus cajas a menudo grandes y llamativas y aunque hay toda clase de relojes deportivos (desde el adidas o el casio digital que te pones para correr o ir al gym hasta un Rolex Yacht Master) son básicamente dos subcategorías las que dominan el enorme universo de estos: relojes de buceo y relojes-cronógrafo, ambos provenientes de un mundo completamente utilitario, pero que pueden ser increíbles.



Los de Buceo:


Lo cierto es que en esta categoría encontraremos a muchos de los más famosos relojes del mundo hoy en día. Desde el Rolex Submariner, ícono de la cultura pop, pasando por el Omega Seamaster, el reloj de James Bond, hasta el opulento Nautilus, de Patek Philippe, en la imagen que acabas de observar. La característica principal de estos relojes es que están hechos normalmente de acero inoxidable o titanio y que por supuesto: están diseñados de manera que el agua no entre a ellos, aun cuando su portador pudiera sumergirse, buceando, en lo profundo del mar.



El bisel giratorio (esa rueda alrededor de la carátula) que se encontrará en la versión más utilitaria de los mismos, está pensado para que los buzos puedan llevar un control del tiempo que llevan sumergidos, para que en ninguna circunstancia se les acabe el oxígeno en las profundidades mientras exploran el océano.


La funcionalidad tan única de estos relojes los ha hecho populares desde el primer momento. ¿A quién le gustaría que un reloj costoso se le arruinase porque le cayó encima un poco de agua?




Cronógrafos:


Si lo tuyo es ver la fórmula uno o la moto gp sin duda alguna ya estarás familiarizado con estos, reciben el nombre por la complicación principal en sus engranajes, esa que les permite llevar la cuenta (por separado de dar la hora y minutos del día) de segundos, minutos y hasta horas. Los hay desde simples y monopulsantes hasta complicados y llenos de toda suerte de herramientas (como el Navitimer de Breitling) y a menudo encontrarás en su bisel un instrumento llamado taquímetro que ayuda a calcular la velocidad promedio de un cuerpo en movimiento con algunos cálculos (sí, bastante matemático).



Al igual que en los relojes de buceo. lo cierto es que no todos los cronógrafos son iguales, los hay desde más utilitarios y de corte más científico (como el Omega Speedmaster que acabas de ver) hasta los que parecen tan delicados y formales que incluso considerarías llevar con un traje (como el Monopulsante de Mont Blanc a continuación).

Lo cierto es que también son un modelo extremadamente popular entre los caballeros de hoy en día. En especial de aquellos aficionados al automovilismo y con diseños tan intrincados y elegantes, no hay manera de no querer tener uno en la colección.





¿Cuándo usarlos?


La lógica diría que no deberían usarse más que con ropa casual, no obstante, en este día y era moderna, bien combinados pueden usarse incluso en el código de negocios. Claro está que dependerá de los detalles que acompañen al reloj. Un cronógrafo limpio con correa de piel o un reloj como el nautilus, el royal oak, el Alpine Eagle o hasta el Aikon (todos de buceo) siendo de una carátula limpia, pueden llevarse con la vestimenta por antonomasia del mundo de los negocios y hay algunos audaces que los llevan incluso hasta en el código formal, no obstante, sobre todo si es en eventos, yo no lo recomiendo.



II. RELOJES CASUALES:


Aquí encontraremos a todos aquellos relojes que por definición no entran en la categoría de formales (más adelante descubrirás por qué) pero que de ninguna manera podrían considerarse tampoco relojes deportivos.



Estos relojes a menudo van bien indistintamente en una correa con eslabones metálicos que en una de piel. Son los relojes con las complicaciones promedio: horas, minutos, segundos y día, aunque muchos incorporan también fecha e incluso mes. El grosor y tamaño más versátil y por supuesto, cierta personalidad. Claro esta que los hay más elegantes (como el cartier drive de arriba) o más rudos y casuales, con tintes de reloj de campo (como el hamilton khaki king que verás continuación) pero esto sólo pone de manifiesto lo versátiles que son y lo amplia que puede ser esta categoría.



En mi opinión, si pudieras tener sólo un reloj, probablemente mi recomendación sería que tuvieras una pieza dentro de esta gama.



¿Cuándo usarlos?


Al ser tan versátiles, si eliges el reloj adecuado, podrás usarlo lo mismo con traje que con unos jeans o unas bermudas, entre más limpia sea la caja y más tradicional sea el diseño lo podrás hacer con mayor facilidad y básicamente sólo no podrás usarlos a la hora de ponerte Smoking o Frac.


III. FORMALES:


La regla general nos dice que entre más simples y más delgados sean los relojes, más formales serán. Entonces, para llegar a los relojes más elegantes, aquellos que usaremos en las noches de smoking y en los eventos en que debemos usar una elegante sobriedad, debemos dejar atrás las grandes complicaciones, las llamativas funciones, colores y correas y atender estrictamente a lo más simple: una carátula limpia, sin números visibles en ella, cuya única complicación es la hora y los minutos, dentro de una caja delgada y sutil y por supuesto una correa de piel que vaya con los zapatos que traes puestos.



Es normal encontrar aquí las piezas de mayor calado en cuanto a materiales preciosos, ya que, el reloj más formal por antonomasia es por los metales lujosos de que está hecho, aunque ciertamente no es un requisito, es tan sólo detalle que vale la pena de poder costearse.



Asimismo, a pesar de que podría ser considerada como la categoría más aburrida y limitada únicamente a los códigos de gala y formal, pero esto no quiere decir que todos los relojes formales sean iguales o que con ellos no se pueda dar un toque de originalidad, pues los hay desde cuadrados, como Tank de Cartier o el Reverso de Jaeger Lecoultre, hasta portentos ultra delgados como el Piaget Altiplano que tienes a continuación.


¿Cuándo usarlos?


En realidad, el nombre lo dice por sí mismo: los relojes formales se hacen presentes en las ocasiones formales y de gala, es decir, cuando la ocasión amerita llevar un traje y corbata o bien, con mayor razón, cuando la ocasión te lleve a ponerte un smoking.


¿Y qué hay de los demás tipos de relojes?


Probablemente ahora tienes una idea más o menos general de cómo y cuándo usar cada tipo de reloj, más aún por las imágenes de relojes que has visto. No obstante, seguramente hay muchos relojes que no has podido encasillar en una categoría en particular. En este caso, te diría que fíes de tu intuición, pues hay relojes, con complicaciones iguales, cuyo acabado será lo único que te indique en qué momento usarlo. Veamos el siguiente ejemplo:


Acabas de ver dos relojes que tienen una misma complicación: una segunda zona horaria (GMT) a la izquierda un hermoso Armand Nicolet, a la derecha el siempre clásico, icónico y llamativo GMT Master, de Rolex. Aquí es donde vale aplicar la regla general. El Rolex, con cadena y un bisel exterior en dos colores poderosos, podría ser considerado, como muchísimo más casual que el hecho por Armand, con una caja ligeramente más delgada y una correa de piel, situación que lo lleva a poder usarse con un traje, dejando el Rolex para una combinación de negocios o para atuendos más casuales, no obstante que ambos llevan la misma complicación (función).


Como puedes ver, el conocer estas reglas y saber cuales son los relojes que se consideran formales, que relojes se consideran deportivos y cuales están en ese sitio dulce entre ambos, te ayudarán a saber cuándo y cómo llevar los relojes de tu colección. Espero que hayas disfrutado el artículo, como siempre, te deseo una semana llena de estilo y un buen paso en tu camino sartorial.



Encuentra tu estilo.

-A

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo