• A

La Guía de los Accesorios para Hombre, parte I

Cuando alguien habla de accesorios a la hora de vestir, normalmente ni siquiera pensamos en aquellos que sí que podemos usar los caballeros. Quizás el más evidente, masculino y multifacético accesorio para hombres sea el reloj de pulsera, en sus distintos estilos, pero hay mucho más que eso a la hora de dotar de personalidad a nuestros atuendos y sea por practicidad, confort o sólo para darle un toque final a nuestros atuendos, los siguientes accesorios pueden hacer una diferencia:


Corbatas:


El accesorio por definición a la hora de hacer negocios o asistir a un evento formal. Desde que soldados croatas introdujeron su uso en pleno siglo XVII (sí, la corbata, al igual que la gran mayoría de las mejores prendas y artículos para el hombre, tiene un origen militar) en Italia y allí tomó su nombre: los italianos la llamaron la cravata, (literalmente la croata) y desde ese momento se extendió su uso para, con el paso de los siglos, convertirse en el accesorio más longevo, más atemporal y sin duda uno de los más elegantes. Hoy en día la corbata es símbolo de autoridad, negocios, formalidad y evidentemente, clase. Las mejores siempre están hechas de seda o de algún tejido como lana o lino y dan la posibilidad de darle un toque de color a atuendos de otra forma más serios.




Gaznés y Pajaritas:


Son la alternativa más casual a la corbata (excepto por supuesto la pajarita o moño negro, para usar con Smoking) un gazné es un accesorio bastante infravalorado que va alrededor del cuello, por dentro de la camisa (o de la prenda que elijas usar) y que sin duda, requiere no sólo clase sino de cierta confianza y maestría sartorial para usarse.



Por su parte, las pajaritas o corbatas de moño, han sido populares entre los doctores en las Universidades por muchas décadas (así como entre los Hipsters en la última de ellas) y también tienen una gran personalidad y detalles sartoriales.



Tanto un gazné como una pajarita son accesorios para quienes quisieran el efecto agradable de la corbata en su atuendo, pero quieran prescindir de la connotación de negocios de esta última.


El Pañuelo de Bolsillo:


Quizás de primera mano pueda parecer una pequeñez, pero este sutil detalle puede terminar de combinar un atuendo para elevarlo a otro nivel. Los hay en todos los colores, telas y patrones y la clave en su uso es que complementen los colores presentes en el resto de tus prendas, de manera que veas, idealmente, aunque sea un poco de cada una en el pañuelo. Además es un accesorio muy simple de incorporar ya que no hay manera incorrecta de llevarlo en el bolsillo del pecho: si se ve bien, está bien.




Bufandas y Fulares:


Vayamos al lado más utilitario del espectro a la hora de escoger cómo complementar nuestros outfits y al mismo tiempo, cubrirnos del frío invernal. Una bufanda o un foulard puede ser una respuesta verdaderamente sofisticada al clima si se sabe escoger la tela y el color de la misma a la hora de combinarlo con el resto de nuestro atuendo. La regla de formalidad sigue vigente por supuesto: entre más grueso sea el tejido, más casual será, mientras que las más suaves y tersas bufandas serán más formales (además de que hacen menos bulto) e incluso, en su versión en seda blanca, pueden ser utilizadas en los más formales y estrictos códigos de vestimenta (white tie y black tie respectivamente).




Sombreros:


Continuemos con el lado utilitario de los accesorios masculinos. Ya sea en una versión más bien para proteger la cabeza del frío como un sombrero de fedora (sí, el clásico sombrero que usaron leyendas como Frank Sinatra) o bien para cubrirse del sol con muchísimo estilo como un sombrero Panamá (utilizado por leyendas como Sean Connery) hecho de hojas de palmera o trenzados de paja. Ambas son opciones excelentes para adaptarse al clima (sea cual sea) añadiendo muchísimo estilo sobre todo a los atuendos más sartoriales.




Lentes Oscuros:


Este accesorio (también de origen militar) ofrece tantas variantes que vale la pena tener un artículo por sí mismo. Si bien es un artículo que cierra los canales de comunicación (pues oculta tus ojos) lo cierto es que te protege de la luz solar y sin duda tiene un efecto bastante poderoso y cool a la hora de incorporarlos al guardarropa. Desde unos aviadores hasta unos Club Master, un buen ejemplar de lentes oscuros también pueden darle un toque clásico a cualquier atuendo.




Aquí concluye la primera parte de esta serie sobre los accesorios por excelencia del caballero elegante. Espera la segunda parte sobre joyería, donde repasaremos aún más medios para convertir nuestros atuendos en verdaderos portentos.


Encuentra tu estilo.


-A

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo