• A

Guía de Cuellos de Camisa (y para qué sirve cada uno)

La camisa: la prenda básica y versátil por definición, ha sido la base del guardarropa masculino básicamente durante todo el último siglo. Antes hemos hablado sobre las tres camisas básicas que deberías tener y cómo combinarlas, ya sea de manera casual o formal, pero una vez que dominas esta piedra angular del armario, querrás expandir tus horizontes e ir naturalmente a por más; asimismo, el conocer qué cuello va con qué y qué tan formal es o puede ser, podrás combinarlo de la mejor manera.


La Regla General:


Antes de repasar los tipos, clases y categorías de cuellos de camisa, debes conocer la regla general para identificar cuál va contigo. Todo parte de lo más importante: tu rostro, con su longitud, ancho y proporciones. En este tenor, debemos identificar tres elementos en el cuello de una camisa:


Altura: ¿Qué tan arriba inicia el cuello?

Ancho: ¿Qué tan ancho es el cuello en su parte frontal?

Ancho entre las puntas: ¿Cuánta distancia hay entre las puntas del cuello?


La Regla General para encontrar el cuello de camisa ideal para ti, indica que la altura del mismo tendrá proporciones similares a las de tu rostro y tu propio cuello, mientras que el ancho entre puntas debería ser lo opuesto. En este tenor, si tuvieras un cuello largo, el cuello de la camisa debería empezar de más alto, mismo caso que si tuvieras un rostro más bien angosto, en caso contrario (cuello corto y rostro ancho) el cuello de la camisa debería empezar ligeramente más bajo y por supuesto, ser más ancho. Esto tiene su explicación simplemente en la estética y la proporción: si tuvieras un rostro angosto y delgado y un cuello largo y usaras un cuello ancho y corto, sólo lograrías maximizar las cualidades de tu cuello y rostro, es decir, se verían aún más largo y angosto, respectivamente y si al contrario, utilizas un cuello alto y corto teniendo un rostro más bien ancho, esta cualidad se notará más. No quiere decir que esto sea malo o bueno, pero debes saber el efecto que tiene antes de comenzar. Dicho esto, comencemos:


El Cuello Inglés o Cuello Cerrado:



El cuello inglés es una estampa del guardarropa formal desde hace años. Creado para ser utilizado con corbata (más en específico con un nudo discreto) el cuello inglés posee como características inconfundibles sus puntas largas, con relativamente poca distancia entre ellas (por eso cuello cerrado) y por iniciar alto en el cuello de sus portadores. Es uno de los cuellos ideales para usar con traje.





El Cuello Italiano o Cuello Abierto:


De puntas bastante más cortas y una distancia larga entre ellas (por eso cuello abierto), el cuello italiano es perfecto para utilizarse con nudos de corbata anchos debido al espacio que provee. Asimismo, al iniciar más abajo que el cuello inglés puede llevarse abierto de manera más sencilla que el anterior.






El Cuello Americano o Button Down:



El cuello americano es el cuello de las camisas casuales por definición. Si bien los estadounidenses gustan de usarlos con corbata (un estilo que por cierto no se ve nada mal) el cuello fue diseñado para usarse abierto. Su distintivo es que, sean cortas o largas las puntas (los hay en ambas variantes) estas siempre se mantendrán pegadas a la camisa gracias a un botón que las une al cuerpo de la prenda (de allí su nombre Button Down, literalmente botón abajo) de manera que no se deforma el cuello a la hora de llevar la camisa abierta. Es perfecto para llevarlo solo o con un gazné.



El Cuello Francés:



El también llamado cutaway collar es un híbrido entre el cuello inglés y el italiano, ya que reúne la personalidad de las palas del cuello inglés, pero con una mayor distancia entre ellas como en el cuello italiano; pero la característica más llamativa del cuello francés es la leve y elegante curvatura de las palas hasta la punta. Es un cuello muy elegante al que se le saca el mayor provecho con un nudo de corbata de medio grosor, aunque aún puedes, si lo deseas, usarlo con un nudo Windsor.




El Cuello Club o de puntas redondas:



Lo cierto es que un cuello clásico y que marcó una época (lo podemos ver en series como Boardwalk Empire o películas como el Gran Gatsby) pero de la forma correcta puede ser utilizado con gracia aún en nuestros días. Lo que lo distingue es que las palas terminan en redondo, no en punta, a diferencia de todos los cuellos anteriores.




El Cuello Mao o Mandarín:



El cuello sin palas, redondo o asiático se ha vuelto tremendamente popular en los últimos años. en una camisa de corte limpio y cerrado hasta el último botón se considera al mismo nivel de formalidad que una camisa de cuello italiano, inglés o francés cerrada, con corbata. Naturalmente, con este cuello no pueden usarse corbatas ni pajaritas (quizás un gazné sí que se podría) y por tanto, se produce un atuendo menos elaborado. En mi opinión, con el cuello abierto como camisa casual tiene un lugar en el guardarropa masculino clásico.

El Cuello Cubano:



En general es el cuello de camisa más casual que existe. camisas de boliche, Hawaianas y hasta de pijama lo llevan. Palas anchas y en pico que se usan sobre las clavículas y siempre abiertas (no hay forma en el mundo de usar este cuello con corbata) la única prenda elegante que conozco que lo lleva es la guayabera. Prenda formal de playa por definición.


Allí lo tienes Astyler, ahora conoces las clases de cuello de camisa básicas para poder caminar con seguridad en la vía Sartorial. Que tengas un excelente día.


Encuentra tu estilo


-A


145 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo