• A

Guía de Botas para Hombre

Sí leíste nuestro artículo sobre prendas de campo y cómo pueden ser elegantes sabrás que hay distintos tipos de botas allá afuera, cada una muy adecuada para cierto estilo, lugar y momento. Lo cierto es que al igual que ocurre con los distintos zapatos que hay, hay reglas para usarlas y hay una escala de formalidad y ocasión a la que están sujetas, aunque (como lo descubrirás a continuación, hay modelos y diseños que pueden llevarse lo mismo con tus blue jeans que con un traje. Como tal, las botas en general tienen orígenes ecuestres, militares y relacionados con actividades en exteriores, no obstante, mantienen una gran elegancia y versatilidad que las hace modernas y ciertamente, masculinas y señoriales.



Dicho esto, al igual que con los zapatos, debo recordar que hay reglas generales para saber qué tan formal es el calzado. Color, diseño (entre más simple normalmente es más formal) y por supuesto: la suela. Las suelas de caucho, plásticos y demás materiales (en general las suelas más gruesas) tienden a ser más casuales que la clásica suela de piel. Aclarado el punto, aquí está la clasificación.


Las Botas:


Las botas clásicas:


Las botas clásicas, también llamadas botas trabajo, o botas “brogue” (si tienen algún decorado) son la madre de los zapatos derby, esas que el general Von Blucher recortó para hacer ese famoso zapato, por lo que en términos de estilo, una bota clásica (que por lo mismo, también tendrá la estética más militar de entre todas las presentes) en realidad tiene su sitio en el equivalente de estos zapatos: definitivamente no es lo más formal y según su configuración, podrán o no usarse en distintos códigos de vestimenta, aunque lo cierto es, que esta es la bota del casual elevado por definición (y va muy bien con jeans/ vaqueros) y será muy difícil usarla en atuendos que vayan más allá del código Smart y el casual.



Chinos y pantalones de algodón serán también un buen acompañante y me parece que además son el calzado ideal para acompañar algún atuendo en que lleves una chaqueta de piel.




Bota Chukka o del desierto:



Suena un poco contradictorio y un tanto (si no es que un mucho) contrario a la intuición, pero en realidad las botas chukka son, en toda regla, botas de verano (y de los picos calurosos de primavera y otoño). Hechas en ante y de un corte menos alto que cualquiera de sus pares en esta lista, las botas del desierto son bastante casuales, pero poseen un cierto encanto que les permite ser utilizadas con combinaciones sport y de casual de negocios en su versión más calurosa. Incluso algunos dandies y pavorreales del Pitti Uomo osan llevarlas con trajes de lino y algodón, aunque en eventos sociales y laborales, no es algo que recomiende. En cambio, con unos chinos en beige o unos jeans en blanco, podrían ser un acompañante espectacular.




Chelsea



Originaria de una Inglaterra en la que aún gobernaba la Reina Victoria, esta bota no sólo es la más sencilla de ponerse (es tan sencillo como deslizar tu pie dentro) sino que, en realidad, es la más sencilla de usar y combinar (siguiendo por supuesto las reglas de color) pues su diseño limpio permite que esta bota pueda usarse lo mismo con unos jeans de lo más casual que con un traje de tres piezas en gris o azul oscuro. Esta característica hace muy difícil el siquiera pensar en un atuendo del día a día en que no podamos usarlas (salvo quizás en verano, donde querrás usar calzado más ligero o abierto) por lo que, si decides sólo tener una bota o bien, entrar al mundo de las botas con algo que pueda usarse mucho y en todo tipo de ocasiones, esta es la bota ideal.





Botas Jodhpur :



Tienen su origen en los deportes ecuestres del Imperio Británico (desde hipismo hasta polo) y se distinguen por la hebilla que sirve para cerrarlas al envolver el tobillo, un detalle que les da un toque de encanto y distinción. Lo cierto es que estas botas son un favorito personal por su estética y versatilidad, ya que, en mi opinión, combinan lo mejor de las botas Chelsea (su limpieza) con lo mejor de las botas de vestir (su legado y elegancia). Quizás no sean tan prácticas como las botas Chelsea, pues a diferencias de estas (en las que sólo hay que deslizar el pie) en las botas Jodphur sí que hay que cerrar una hebilla, no obstante, este detalle sin duda las hace bastante más elegantes y en realidad, es lo que las hace en un sentido estricto, más formales que las chelsea, aunque no hay razón para que no compartan la misma versatilidad que estas: pueden usarse lo mismo con jeans y chinos que con combinaciones del casual de negocios y trajes.




Botas Balmorales:



Es la bota formal. Así es, hay botas formales. Tan formales que se usan con traje y equivalentes. Si analizas su construcción, en realidad se trata de un Oxford alargado. Las hay en versiones de dos tonos y dos tipos de piel (como las que tienen el tobillo hecho en ante que verás a continuación) mismas que están llenas de estilo. En mi opinión, son un sustituto perfecto para el oxford en invierno y son, por mucho, las botas más elegantes que hay.



Ahora lo sabes Astyler: estos son los tipos de bota más clásicos que hay y cómo usarlos. Yo me despido deseándote un excelente día.


Encuentra tu estilo.


-A


191 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo