• A

El Invierno se Aproxima...

Ha llegado diciembre y para aquellos que encontramos hogar en el hemisferio norte aquello sólo quiere decir una cosa: del otoño queda menos de un mes y el invierno se aproxima. Pero, acaso la llegada de la blanca estación es algo que debamos tomar con cautela o más bien con gran emoción.


Pues lo cierto es que el invierno es una época increíble para vestir, porque nos permite vestirnos por capas al máximo, sacar a relucir nuestras mejores statement pieces y por supuesto, al ser una época tan festiva, nos brinda la oportunidad de sacar nuestros mejores atuendos para la cena de nochebuena y por supuesto, la reunión de nochevieja.


Para esta emocionante temporada, hay algunos sencillos principios que deberíamos recordar, en pos de mantenernos calientes, siempre en estilo y por supuesto elegantes:

I. Hora de sacar las telas pesadas:


Sabes que en A Style by A somos fieles promotores de las fibras naturales por su superior calidad, apariencia y sobre todo comodidad (y que vestirse en una buena tela es parte de las bases del vestir) en este sentido, durante el invierno tendremos acceso a muchísimas telas que por su peso nos ayudarán a sacar silueta, y de todas estas la lana será tu mejor amiga, sobre todo para tus prendas de exterior (chaquetas, americanas, abrigos). El cashmere también podrá serlo (aunque al ser más suave, costoso y delicado probablemente querrás reservarlo para ciertas ocasiones especiales nada más) y por supuesto, todas las variantes de franelas suaves y de carácter más pesado sacarán su mejor partido en esta estación. En cuanto a las prendas de punto, en cuanto el frío encrudezca los tejidos que uses naturalmente se volverán más gruesos, dejando sólo para hacer capas a esos jerseys y suéteres ligeros y con cuello V que se verán fabulosos con una camisa y corbata.



En cuanto a las prendas que tocan tu piel, olvídate de esos linos y algodones ligeros hechos para el verano. Puedes mantener tus camisas y t-shirts de algodón (siempre es la más cómoda opción) pero si lo que quieres es evitar el frío buscarás un tejido más grueso para las mismas (o bien sólo añadirás una práctica capa)

II. Abrigos:


Si los habías estado guardando en el armario el momento de que brillen es ahora, el tiempo de ponerse encima esa potente pieza masculina por antonomasia ya llegó. Un abrigo puede ser, además de muy práctico y eficiente a la hora de guardar el calor, toda una demostración de encanto, estilo y hasta personalidad, claro está que los abrigos más clásicos serán aquellos en azul, gris, negro y marrones oscuros, como lo dicta la escala de formalidad, pero ello no debería ser ningún obstáculo para innovar. no temas experimentar con un abrigo en color camello (que por cierto combina con todo) o incluso en blanco o por qué no, con un patrón poderoso que no deje escapar la atención como un príncipe de Gales.



Por supuesto que no todos los abrigos son iguales y no servirán igual para cualquiera. ¿El mejor? En mi opinión el mejor es el más versátil y el más clásico, ese que muchos conocen como abrigo de vestir o topcoat, posee suficiente espacio como para permitirte usarlo sobre un traje y además de ser un abrigo largo, que llega cuando menos a la rodilla y te cubre con esa silueta larga y clásica, que en cualquier caso es la ideal. Los abrigos cortos o peacoats no los recomiendo más que para andar bastante casual y dado que son bastante más cortos que un abrigo clásico, tampoco te abrigarán mucho. Claro está que un abrigo en un largo estándar y hecho en una lana pesada será imbatible, clásico y se te verá fabuloso este invierno.

III. Los accesorios adecuados:


Y si hablamos de añadir personalidad, los accesorios invernales siempre serán una apuesta segura para hacerlo mientras te cuidas del frío. Empecemos por tus manos: no hay nada más odioso que sentir que el frío te congela los dedos y para eso, no hay nada como un par de guantes de piel que aislarán tus manos con este material alejándolas del viento y el frío, más aún si están forrados por dentro con lana o algún textil caliente. En cuanto al color, si bien quizás los más prácticos sean los clásicos en negro o azul oscuro, el incorporarlos en color borgoña o en tonos de marrón también será una buena apuesta.



Y para cubrirte el pecho y sobre todo, el cuello, no encontrarás accesorio más suave, práctico y sartorial que una bufanda. Hechas desde lanas y cashmeres y hasta las más suaves sedas, una bufanda (sobre todo una de un tejido no tan grueso) puede darle un toque distinto y sofisticado a tu atuendo.




IV. Eleva el juego de tu calzado:


El momento de usar tus loafers con calcetines invisibles ha pasado ya, quedando para el próximo año el volver a lucir esas zapatillas de verano. Ahora es el momento de sacarle el mayor provecho a tus zapatos con agujeta y sobre todo, por practicidad y comodidad a tus botas. El usar este calzado evidentemente mantendrá tus pies calientes y cómodos aún en los días más fríos. Evidentemente debo recordarte que es el momento del año para usar tus calcetines largos en todo momento (por obvias razones) mismos en los que incluso podrás incorporar algún dibujo o patrón llamativo a elegir. El punto yace en siempre mantener tus pies calientes y elegantes.




V. Las capas bien puestas:


Este quizás sea el consejo más útil de todos pues nos facilitará mantener calor durante todo el día y dar dimensión a nuestros atuendos. Sí bien tenemos una guía para vestirse por capas, donde hablamos de todos los detalles para hacer esto con gran elegancia, podemos destacar cuatro pequeños principios: que el atuendo base funcione por sí solo (así será más fácil añadirle capas, pues serán armoniosas respecto de la base); que las texturas armonicen, utiliza prendas que vayan con el clima al que sales (si llueve y ventea, saca la gabardina sin dudar).


El andar vestido por capas nos permite llevar cierta versatilidad innata en nuestro atuendo que lo mismo nos ayudará a caminar por la fría calle que estar en una sala con calefacción, pues esa es precisamente la virtud de estas: que pueden aumentarse o reducirse según el caso. Eso sí mi recomendación para cualquier atuendo por capas es armarlo utilizando como base aquellas prendas de telas más delgadas y finalizando con la prenda con la tela de mayor grosor. En un atuendo formal el ejemplo de ello sería usar una cómoda camisa de algodón contra tu piel, y cómodos pantalones de lana, luego una americana encima y una bufanda y por arriba de todo, un fabuloso y pesado abrigo de lana.


Allí lo tienes Astyler, mis principios básicos para sobrevivir con todo el estilo y elegancia del mundo de esta temporada helada que ya pronto nos alcanzará. Espero que tengas un excelente día.




ENCUENTRA TU ESTILO.

-A


#temporadadeinvierno

77 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo