• A

El estilo y los políticos...

Política. Un mundo interesante, tan cercano y tan lejano al mismo tiempo. El otro día alguien me hizo una curiosa pregunta. ¿A, quiénes se visten mejor, los políticos de izquierdas o los de derechas? y lo cierto es que en un contexto global encontré ejemplos buenos y malos en ambos lados del espectro. La conclusión a la que llegué fue que, normalmente todos los que se autodenominan "extremo" de algo, normalmente también visten relativamente fuera de lo común (y mal) y que la mayoría de los políticos actuales, incluso los más famosos y ricos, en realidad, no visten del todo bien.




El traje: uniforme de los políticos


Los políticos tienen, al igual que los abogados, los jueces, los banqueros y financieros de más altos niveles, un código de vestimenta alto que rara vez baja de lo formal en su día a día (aunque cada vez es más común verlos en casual de negocios), en este sentido, lo más común es verlos llevando un traje, prenda a la que deben acostumbrarse desde una edad muy temprana, no obstante, al ver a muchísimos políticos de muchos países desfilar con los años, uno no puede evitar preguntarse: ¿Por qué siendo que deben llevar un traje siempre, lo llevan mal tan a menudo? Esta es una pregunta curiosa, a la que como respuesta no encuentro una sola explicación. Quizás no han leído Astyle, by A seguido o al utilizar el traje por obligación y no por gusto terminan cometiendo los errores más comunes y garrafales a la hora de vestir traje. Pero lo cierto es que, aún con ese como el común denominador, podemos encontrar a varios de ellos que se salvan, al menos en cuanto a vestir se refiere.


Los políticos mejor vestidos:


Oh, aquí es donde muchos se llevarán muchas sorpresas y descubrirán que este post es completamente apartidista.


Las dos Españas:

En ninguna otra cosa están más unidos Santiago Abascal y Pedro Sánchez, que en llevar bien su estilo personal, cada uno a su manera. El primero, corpulento y frecuente del gimnasio, complementa su complexión con trajes y chaquetas bien hechas, con un hombro natural y solapas poderosas, bastante anchas y a menudo en flecha (detalle poco común en los políticos) que terminan en alto, logrando un efecto estilizador pero que al mismo tiempo deja ver sus virtudes físicas. Un estilo agresivo y con bastante carisma. Sabe llevar la corbata y sus trajes están bien hechos. El presidente del gobierno, en cambio, en realidad lleva una curiosa combinación: trajes bien cortados, pero más clásicos que el corte de Abascal, pero que llevan un detalle que es al mismo tiempo moderno (está en tendencia) que vintage (sólo habría que ver un atuendo de los 60´s) como lo son las solapas delgadas, que no hacen sino acentuar su altura y lo delgado que es. Su estilo es elegante e institucional.




Lo mejor de Estados Unidos:

Dos íconos demócratas y el máximo ícono moderno del partido republicano son los presidentes mejores vestidos de los últimos cien años de Estados Unidos: Obama, John F. Kennedy y Ronald Reagan. Kennedy llevaba un estilo claramente influenciado por su origen acomodado: era un ícono del estilo Preppy y sin duda un ejemplo de cómo llevar un traje en la era en que todos vestían a lo Mad Men. Ronald Reagan en cambio es un ejemplo de cómo llevar la silueta del powersuit de manera moderada: un hombro ancho y muy estructurado en una chaqueta larga y acinturada lograban sacar el mejor partido a su físico, aún a la edad avanzada en la que ocupó la casa blanca y finalmente Barack Obama es un ejemplo de cómo utilizar el traje moderno: proporciones balanceadas, acinturado y slim, bien combinado y siempre elegante.



Véase también historia del traje.


El sabor de Latinoamérica:

De la América Hispana para el mundo, Enrique Peña Nieto, Juan Manuel Santos y Mauricio Macri, ex presidentes de México, Colombia y Argentina respectivamente, dan una muestra de cómo llevar traje. Bien entallado pero sin llegar a lo slim, colores institucionales, discretos y elegantes y una cierta percha, porte natural que los distingue, dejan ver todos los minúsculos detalles que hacen la diferencia: se crea esa forma de V en su torso, dejan ver un poco de su camisa en la manga y todos llevan un arreglo impoluto.



A lo James Bond:

Aquí tenemos dos nombres propios: el zar ruso Vladimir Putin y el ex presidente del Reino de España, José María Aznar. Lo cierto es que ambos dan para hacer un artículo de nuestra sección hombres con estilo, ya que no sólo saben llevar un traje o una combinación sport de manera clásica, masculina y correcta, pero poseen también detalles de estilo global, cosmopolita, que hacen la diferencia. Desde los lentes de sol y abrigos de Aznar, hasta los relojes suizos y los trajes italianos de Putin. Son dos hombres con gran carisma al vestir, independientemente de su trabajo como políticos.





Los políticos peor vestidos:


En esta categoría entran al menos dos tercios de todos los políticos en realidad, por lo que sería imposible realmente mencionarlos a todos. No obstante, hay dos grandes subcategorías de ellos que quedan demostradas en los siguientes dos ejemplos:


Donald Trump

Con un pantalón demasiado ancho , una chaqueta demasiado grande, cortada sin ninguna silueta y con mangas demasiado largas, no hay manera de no mencionar a Trump, a quien ya habíamos mencionado en el artículo que responde a la pregunta ¿Por qué un traje se ve mal o es incómodo? Te recomiendo leerlo, aunque ciertamente la imagen del ex presidente de los Estados Unidos revela mucho de lo que no hay que hacer. Asimismo, la corbata, larga en exceso, no le ayuda en nada. Otros políticos como el venezolano Nicolás Maduro, el mexicano López Obrador o el brasileño Jair Bolsonaro entran en esta categoría, pues replican los mismos errores que Trump usando trajes que no terminan de quedarles bien. En realidad es en esta categoría en la que recaen la mayoría de los políticos que se visten mal.



Pablo Iglesias

Entiendo que el hombre pretenda llevar una imagen despreocupada, pero ciertamente confunde muy a menudo el término casual con el término desaliñado. La epítome de esto se demuestra cuando lleva corbata: siempre la lleva mal anudada y nunca se abotona la camisa. En estos casos le convendría bastante prescindir de ella. Asimismo, en más de una ocasión rompe con dos reglas de oro del estilo: planchar la ropa y llevar la camisa por dentro cuando usa americana/chaqueta de traje. En esta línea, más bien desaliñada, también podemos encontrar a políticos como el británico Boris Johnson (cuyos trajes le quedan pero a menudo deja varios detalles al vestir bastante descuidados) o a gente como el mexicano Fernández Noroña, entre otros que ya sea voluntaria (Iglesias) o involuntariamente (Johnson) cometen errores básicos.



Allí lo tienes Astyler, un poco sobre estilo de políticos, lo que hay que aprender de los mejores vestidos de entre ellos y lo que hay que evitar de los peores vestidos. Espero lo hayas disfrutado.


Encuentra tu estilo.


-A

81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo