• A

De Tom Cruise a Steve McQueen: guía de gafas de sol

Sí leíste nuestra Guía sobre los Accesorios para Hombre, sabrás que los lentes de sol son un accesorio indispensable. No es necesario llevar un largo camino recorrido en la calzada del estilo personal para saber que tienen un impacto claro y contundente en los mensajes que envía tu atuendo, ya sea que lo aprendieras cuando eras apenas un niño en el cole y algún osado se atreviese a llevar un par (sólo para que las maestras se los confiscaran) o bien en la preparatoria o universidad cuando gracias al chico cool (guay, chido, chévere, chulo, bacán, grosso o whatever) los introdujo a tu vida como parte de su ensamble diario. No obstante el momento haya cambiado (o quizás no) e incluso puede que ya tengas un par de ellos en tu guardarropa (no te culpo, son esenciales) lo cierto es que nunca está de más conocer todos los tipos de lentes de sol que existen y por encima de todo, cuáles te van mejor (después de todo es algo que estás colocando sobre tu rostro) por lo que, como lo hicimos en la guía sobre los cuellos de camisa, aquí tienes la muestra definitiva de los tipos de gafas de sol y cómo usarlas:




LA REGLA GENERAL:


Lo cierto es que hay muchísimos más diseños que los que hoy voy a mostrarte (que no son sino el top más clásico) por lo cual, debes conocer en qué deberías basarte para elegir correctamente qué clase de lente te va mejor, pues si bien hay algunos que pueden ser prácticamente universales, hay otros que podrían ser completamente desastrosos para tu tipo de rostro.


Tu rostro marca la pauta:

Las medidas de tu cara y la forma de tu rostro serán los factores que determinen qué clase de lente te va mejor. Debes saber que no existe un solo tipo de rostro y que esto está determinado por el ancho y la longitud de tus rasgos faciales. Hay dos medidas que resultan cruciales: el largo de tu cara (que comprende desde el inicio de tu cuero cabelludo hasta el final de tu barbilla) y por supuesto, el ancho de la misma (que comprende la distancia entre los dos huesos de las mejillas) mientras que hay otras dos medidas complementarias que nos ayudarán a terminar de ubicar la forma de tu rostro: la longitud de tu frente y por supuesto, el ancho de tu mandíbula, mismo que medirás de hueso a hueso. Las cuatro medidas las tienes a continuación:



Ahora bien, hay, grosso modo, nueve tipos de rostro según las medidas:


Ovalado: el rostro será más largo que ancho, mientras que la mandíbula tiende a ser más corta que el ancho, al igual que la frente y entre estas no habrá tanta diferencia.


Redondo: el rostro redondo cuenta con aproximadamente la misma altura que anchura, mientras que la frente y la mandíbula mantienen una medida menor y no forman ángulos, sino curvas, es decir carecerá de la presencia de rasgos marcados.


Cuadrado: Con rasgos muy marcados y en general rectos (de allí su denominación) las medidas de ancho, largo, frente y mandíbula serán muy similares entre ellas, creando este efecto cuadrado.


Triangular: El rostro será más largo que ancho, la medida más pequeña será la de la frente, y en el plano horizontal, la medida más prominente será la de la mandíbula.


Diamante: El rostro será más largo que ancho y la medida del ancho será mucho más larga que la de la frente y mandíbula. A menudo este rostro está acompañado de rasgos marcados, especialmente los pómulos.


Rectangular: El rostro será más largo que ancho y tendrá rasgos marcados. El resto de las medidas serán muy parecidas entre sí o iguales. Es la versión alargada del rostro cuadrado.


Triangular Invertido: El rostro es más largo que ancho y la frente es más ancha que la mandíbula y el ancho general del rostro.


Ahora que sabes tu tipo de rostro, debes saber que el fin último de colocarte lentes de sol (o cualquier tipo de gafas) es el de balancear sus rasgos, pero ultimadamente, la regla suprema de todo el estilo es: si se ve bien, está bien, por lo que si al probarte los lentes en cuestión crees que hacen el trabajo de manera correcta, no lo dudes un palmo, ahora bien, si estás comprando en línea todo lo anterior te será muy útil.


Aclarado este punto, pasemos entonces a los tipos de lentes de sol clásicos:


Aviadores:



Sin duda alguna son los más icónicos. Los de Tom Cruise en Top Gun y Stallone en Cobra. Los aviadores nacieron precisamente, para usarse por los pilotos en el aire, en un intento por evadir la potente luz del sol que rodea los páramos sobre las nubes. La gran ventaja de los aviadores clásicos, en un marco balanceado (ni muy grande ni muy pequeño) es que van bien con cualquier tipo de rostro. Es el ideal para rostros ovalados y rectos.




Aviadores Cuadrados:


Una variante más angular de los clásicos aviadores, enfocándose en aquellos rostros con rasgos más bien suaves (redondo, ovalado) o que se podrían beneficiar de algo con presencia (triángulo, diamante y triángulo invertido) los rostros más bien angulares como el rectangular y el cuadrado deberían evitarlos e ir a por el resto de variantes del famoso lente para pilotos.



Aviadores Deportivos, de Carrera o de lágrima:



Sin duda los de mayor encanto y presencia, la versión más moderna de los aviadores (hecha popular por marcas como Carrera o Porsche Design) está pensada para sobresalir y tiene su inspiración en el mundo del automotor. Con una caída más pronunciada que el aviador clásico y por supuesto mucho más grande, es una buena opción para rostros triangulares y cuadrados, también le irá bien (aunque no es el lente ideal) a los rostros rectangulares y ovalados. Aquellos de rostro redondo y en triángulo invertido perderían balance, por lo que están muy contraindicados para ellos.




Clubmasters:


Un clásico total. Inventados en 1947 y popularizados por Bruce Willis en la película Moonlighting de 1980, desde entonces se han convertido en toda una estampa en el guardarropa de muchos. Son el marco ideal para rostros de triángulo invertido. diamante, rectangulares y cuadradas. A las caras ovaladas y triangulares también les irá bien.




Wayfarers:



Diseñados para RayBan en 1952 por Raymond Stegeman, los Wayfarers son una excelente opción para caras redondas y ovaladas. A los rostros diamante, triángulo y triángulo invertido tampoco les irá mal. Quizás los rostros rectangulares y cuadrados deberían evitarlos.




Persol:



Los lentes de Steve McQueen (y del James Bond de Daniel Craig) plegables por la mitad, con un marco completamente distinto a los demás y con un lente que se asemeja al de los aviadores (aunque ligeramente más redondo) dan un efecto muy particular y lleno de estilo que recuerda a la dolce vita italiana del siglo pasado (sin mencionar que de hecho, los persol son hechos en italia). Este diseño va muy bien aquellos rostros triangulares, cuadrados, rectangulares en triángulo invertido. Los rostros diamante y ovalados también pueden sacarles provecho, no así los rostros redondos.




Redondos:


Los de John Lennon, Samuel L. Jackson y los Bee Gees. Por razones obvias, aquellos de rostro redondo deberán evitarlos, de manera tal que le irán bien a los rostro más angulares: diamante, rectangulares y triangulares. Los rostros cuadrados podrían usarlos también para suavizar sus rasgos.




Cuadrados:


Ideales para rostros ovalados y redondos, brindarán balance a aquellos rostros con curvas y por supuesto, los rostros angulares deberán evitarlos. En el rostro de triángulo y de triángulo invertido tampoco serán los más armoniosos, pero pueden usarse.




Allí lo tienes Astyler, la guia con los lentes de sol más clásicos y como usarlos según tu tipo de rostro. Yo me despido recordándote:


Encuentra tu estilo.


-A

92 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo