• A

Cómo vestirse por capas: La guía de cómo combinar prendas

Actualizado: 31 oct 2020

Cómo construir un buen Outfit, parte III:

Hemos llegado Astyler, luego de los primeros artículos sobre las bases del estilo para crear un outfit, finalmente cerramos la trilogía con la última parte de los mismos. Como te lo dije en el primero de ellos "Las dos sagradas T´s" el avanzar en las bases del estilo es como subir un escalón muy alto: no puedes saltártelos y pretender alcanzar el siguiente sin haber pisado el anterior. Por lo cual si leíste el artículo anterior de esta serie, titulado "la Guía de los Colores" entenderás que el mismo es básico de dominar para poder ejecutar el capítulo que ahora iniciamos con gracia. Si bien estoy seguro que en algún punto todos hemos creado (y día con día lo seguimos haciendo) combinaciones con varias capas de prendas para darle dimensión a nuestro atuendo, siempre hay que atender a cuatro principios, todos igualmente importantes al hacerlo:


I. Parte siempre de tu outfit base (o de la versión más simple del mismo):

No pretendas ensamblar todo de una vez, para que funcione el vestirse por capas es necesario que la base siempre sea congruente, armoniosa por sí sola y que combine por sí misma. No trates de hacer que diferentes piezas que claramente chocan combinen a través de un accesorio o prenda que utilizarás después. Es posible realizarlo, pero requiere una destreza avanzada para lograrlo. Para que esto vaya bien deberás ir añadiendo prenda por prenda o accesorio por accesorio al outfit base. El vestirse por capas puede ser desde lo más sencillo (puedes ponerte una chaqueta, bufanda, corbata, pañuelo o chaleco sobre un outfit de camisa y pantalón y ya lo hiciste) hasta lo más complicado (aquellos caballeros que en invierno utilizan trajes con chaleco en un patrón distinto más bufanda, abrigo, guantes y hasta sombrero y que en la chaqueta del traje llevan puesto hasta el último accesorio que hay para usar) pero siempre se facilita si aquello de lo que partes funciona por sí mismo. Aquí te muestro un ejemplo de un atuendo base que sirve para las cuatro estaciones y que puede elevarse al código de negocios o bien, descender a lo más casual:



La característica principal del atuendo base es que funciona por sí mismo, es muy fácil de armar y es armonioso. El atuendo que acabas de ver puede modificarse, añadiendo un par de capas para elevarlo, por ejemplo, a un look de negocios de la siguiente manera:



Tan sólo añadimos una prenda y dos accesorios: una americana en gris oxford que destaca pero combina (el gris y el azul se aman) y una corbata con tonos en azules (marino como los pantalones como la base y como detalle en los pequeños círculos un azul claro que recuerda a la camisa) y un sutil dorado oscuro que combina con el reloj que llevamos. El pañuelo en azul con bordes blancos sólo añade otra dimensión de color haciendo que destaque aún más el gris de la chaqueta entre un mar de azules.



Pero el outfit base que tomé no sólo puede elevarse a un look de negocios de esa forma; podríamos usar un chaleco y una corbata o en cambio si se quisiera usar en invierno podríamos fácilmente ponernos un jersey, un sweater en cualquier color gris, marrón o azul (o incluso arena) y luego un abrigo arriba de ello en gris, azul o por qué no, en color camello haciendo un look de hasta cuatro o cinco dimensiones. Para primavera podríamos usar una chaqueta de lino en algún tono de blanco, perla o gris tenue o incluso la clásica sahariana beige. Esa es la clave de un outfit base, la versatilidad.



II. Armoniza los Colores y vigila las texturas:


Por ello era TAN importante que tuvieras cuando menos una idea de cómo funciona la combinación de colores. Para añadir dimensión con sentido y de manera favorecedora, evidentemente aquello que pretendas usar debe combinar con tu atuendo base. Los accesorios permiten el uso de algunos patrones de otra manera imposibles de utilizar por lo llamativos que son, trata de que dentro de los mismos hayan siempre cuando menos dos colores que ya se encuentren dentro del espectro de los colores de tu atuendo base (o mínimo uno) aunque sea en escasa proporción (como lo hace la corbata que viste anteriormente). Detalles como esos son los que hacen la diferencia entre ese look que se ve increíble cuyos accesorios da la impresión de que fueron para usarse juntos y aquellos atuendos que observamos sólo para decir: esto sobra, falta algo o aquello de allá no combina. Allí a donde vayas ten en mente los principios básicos de aquella guía del color que leíste antes de pasar por aquí.



Asimismo y no es menos importante: nunca pierdas de vista que hay ciertas texturas, telas y patrones que chocan brutalmente con otras. Usar un chaleco de plumas de ganso bajo un traje de lana súper 120´s quizás haya estado de moda en algunas pasarelas de finales de la segunda década de los 2000´s pero ciertamente no termina de verse del todo bien, ni se diga usar una chaqueta de una tela técnica impermeable con tweed. O no se me ocurre alguien usando una chaqueta de cashmere y seda con algo en lino. Trata de que la imagen que da todo con lo que estás haciendo las capas sea congruente. Aquí te tengo una imagen de cómo hacerlo (Johannes Huebl a la izquierda) y de cómo no hacerlo (la imagen restante, de un capo del estilo como Brian Sacawa en un mal día que él mismo reconoce como tal)



En el primer look, que entra en el código Smart Casual (Entre Casual y de Negocios y que es el código en muchas oficinas modernas -véase la guía de los códigos de vestimenta-) Huebl eligió usar una especie de chaleco esponjado, precisamente de plumas de ganso, para cubrir el clásico combo camisa-corbata y decidió añadirle otra dimensión utilizando una chaqueta de campo en una tela técnica-impermeable que armoniza bien con el chaleco y ninguno de ambos desentonan para nada con los chinos en gris oxford que lleva, siendo el punto focal del outfit la corbata azul con puntos blancos. Mientras que el look de la izquierda parecería bastante apropiado y bien combinado hasta que llegamos al abrigo, que con su textura lisa y casi brillante (es un abrigo técnico impermeable y ligeramente acolchado) choca de lleno con el cardigan, claramente de lana, tejido y de aspecto más bien cálido y rugoso. El mismo Brian Sacawa, todo un capo del universo sartorial, lo admite como uno de sus peores outfits, pero se arregla de manera sencilla: cambiando el abrigo.




III. Siempre apropiado al clima:


Esto podrá parecer obvio pero jamás debemos darlo por sentado. Evidentemente añadir capas de ropa puede muchas veces representar subir la temperatura de nuestro cuerpo (en invierno viene bastante útil) Vigila el clima al que habrás de exponerte, si estarás en interiores o en exteriores o si el mismo presentará variaciones durante el día. La ventaja de vestirse por capas, es, si es realizado de manera correcta, que podrás quitarte la prenda exterior inmediata y aún así mantendrás el efecto de un atuendo elegante. De hecho, para bodas de verano, por paradójico que pueda sonar, yo recomiendo siempre llevar un traje de tres piezas: es más cómodo y te ves increíble cuando te quitas la chaqueta y el chaleco sale a relucir en toda su gloria. Incluso permite remangarse la camisa sin restarle formalidad al outfit. Ambas posibilidades que no tendrás si decides sólo llevar un traje de dos piezas, en que (si no quieres verte como un godínez o ese predicador que te invita a su culto raro y va tocando de puerta en puerta) estarás condenado a usar la chaqueta del traje por el resto de la noche. Otra ventaja de vestirse por capas es que no importa cuánto frío haga, siempre podemos usar un abrigo encima de todo, o añadir una bufanda, guantes, sombrero o lo que hiciera falta.


IV. Recuerda siempre que Más es Menos:


Si hay algo peor que llevar un atuendo en excesivo ramplón sin ningún accesorio en absoluto, es llevar accesorios de más. Hablo de aquellos que, como pavorreales tratan de exhibirse utilizando todo lo que es posible utilizar al mismo tiempo: en su blazer o la chaqueta de su traje llevan pañuelo y un pin con una flor y al mismo tiempo llevan el pisacorbatas, mancuernillas, un reloj (indispensable para verse bien por cierto Astyler) y varias pulseras y anillos. No me malinterpreten. Me encantan los accesorios, creo que son la mejor manera en que podemos expresar nuestra creatividad. En lo personal me encantan los relojes, y también tengo aprecio tanto por los anillos meñiqueros y de signo como por las pulseras y ciertamente jamás salgo de casa usando un saco, blazer o americana sin un pañuelo a menos que sea un atuendo muy casual. Pero no hay que ser exagerados. La clase y la elegancia, mis queridos Astylers, se distingue por cierta sutileza inherente a ella. No va gritando por la calle ¡Hey tu, voltea! Sino que es esa presencia que se cuela en la vista casi sin querer, pero que nadie puede evitar notar, apreciar y desear. La gran Coco Chanel, un icono del estilo (independientemente de que sea más bien conocida por su contribución a la moda femenina) tenía una máxima que ilustra perfectamente este principio:


"Antes de salir de casa me miro al espejo y me quito algo de lo que llevo."

Coco Chanel


Y no digo que debas hacerlo. Pero deberías vigilar cuantas cosas te pones en un inicio. Recuerda que es un outfit; no un disfraz.



Por último, debo mencionar un pequeño pero muy importante detalle que te servirá a la hora de armar atuendos de varias capas: procura armarlo utilizando como base aquellas prendas de telas más delgadas y finalizando con la prenda con la tela de mayor grosor. El ejemplo perfecto es un outfit de invierno de hasta cuatro capas: primero la camisa, que toca tu piel, con un suave algodón (1) y el pantalón del traje. luego la corbata y un jersey de peso medio o un chaleco (2) posteriormente la chaqueta del traje (3) y encima de esto, un abrigo, de lana, grueso (4)




Esto ha sido todo en esta, la conclusión de nuestra guía sobre las Bases del Estilo. Espero que la hayas disfrutado. Como siempre te recuerdo que estoy pendiente de tus emails, los mensajes a la página y el DM de Instagram para cualquier pregunta que puedas tener,


Pásalo bien, te deseo un buen paso en tu camino sartorial.


Encuentra tu estilo.


-A

74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo