• A

La Guía del Verano

Actualizado: 10 feb 2021

Alguna vez te has preguntado ¿cómo permanecer bien vestido cuando la temperatura parece ser tu enemiga? Cualquier hombre que se considere elegante se lo ha planteado y en A Style by A hemos dado con una guía infalible para lograrlo. Si ya leíste alguno de nuestro artículos sobre guías de vestimenta, probablemente ya sabes de qué va esto, pero en caso de que no sea así, te recordaré los cuatro fundamentos básicos para vestirse, si les das click serás redirigido a las guías que desarrollan los temas:


La talla

La tela (o composición del tejido de la prenda)

Los colores

Las capas del atuendo


En cualquier temporada del año y sin importar tu estilo: la talla correcta, que es básicamente lo que define el cómo te queda la ropa es innegociable. Siempre debes buscar el corte de la ropa que más le favorezca a tu silueta y te permita verte más simétrico: ESO NUNCA DEPENDE DE LA ESTACIÓN y es el pilar más básico para verte bien, si llevas mal la talla, no importa que los otros tres vayan bien. Vale, entonces pasemos a los restantes, que afortunadamente sí que podemos moldear para no acalorarnos.



TELAS DE VERANO:


Ahora dicho esto, vayamos paso por paso, porque como sabéis, lo siguiente en importancia es la TELA, más aún porque es la que estará en contacto con tu piel y con el exterior si decides (o debes) usar prenda exterior.





¿Cómo debe ser la tela del verano o qué debería importar más en ella? Aquí muchos de ustedes queridos Astylers quizás se vayan con la finta y piensen: Una tela ligera. Y aunque la ausencia de peso no es mal recibida, la verdad es que no debería ser nuestra prioridad a la hora de escoger las prendas para el verano, pues lo que realmente nos importa es permanecer frescos: por lo que lo más importante será que tanto aire deja fluir la tela, es decir, si es respirable o no. El tip que yo te doy y que es la manera más sencilla para darte cuenta de qué tanto aire deja pasar es ponerte frente a un ventilador y poner la prenda bloqueando el aire de tu mano. Si no sientes nada lo que llevas allí no es muy bueno para el verano, si sientes todo el aire quizás sea apto para los días más calientes solamente, lo que yo recomiendo es que sientas cuando menos la mitad del aire llegar a tu mano.


Seguramente más de uno de ustedes, queridos Astylers dirá "Joder A, cuando voy a comprarme una camisa no voy con un ventilador en el bolsillo del pantalón." Y tienen razón, por lo que directamente les diré las telas que debemos usar y que favorecen el clima caliente (y también cuales son directamente de las que debes huir).


Para prendas de contacto directo con tu piel (t-shirts, camisas, polos, pantalones) yo recomiendo directamente tres en ese orden: Algodón, Lino y Chambray y las mezclas entre las tres; son telas muy frescas y respirables hechas de fibras naturales que pueden ser muy versátiles en su construcción, por ejemplo, una camisa blanca que se ve impecable y una polo con un tejido piqué en un sofisticado color azul marino o tinto (borgoña) pueden estar hechas ambas de algodón, pero la manera en que este ha sido tejido las hace parecer dos prendas hechas de tejidos diferentes. El lino es una tela muy sofisticada que convierte las arrugas en un statement de estilo y es sobre todo excelente para lugares húmedos o para aquellas personas que por más antitranspirante que usan no pueden dejar de sudar, pues el lino absorbe y seca muy bien cualquier líquido. Es muy resistente. Finalmente el Chambray, de la familia del denim y la mezclilla (y por ende del algodón) es muy parecido en colores y textura a este, pero sin su pesadez y rigidez, es decir, es una versión light y fresca de la clásica tela de los jeans.





Para las prendas exteriores (Americanas, Blazers) la Lana Fresca o Tropical, el Lino, el Seersucker y el Algodón serán tus mejores amigos. Ahora bien, la clave del éxito de estas prendas será que no tengan forro o que sólo tengan medio forro, es decir que las chaquetas, americanas y cazadoras estén lo menos construidas posible y no tengan una doble tela que sólo te va a acalorar.


La Lana que recibe el nombre de fresco (ojo en esto) o el apodo de "Tropical" es perfecta para los trajes y prendas más formales de verano. Conserva la elegancia de la lana pero con un entretejido más abierto (que deja fluir el aire perfectamente) y ligero para que no renuncies a verte de lo más elegante.





Asimismo el lino puede darte trajes que aunque se arrugan un poco se ven increíbles, respiran mucho y no te acalorarán. También puedes usar una clásica e infravalorada Sahariana o una sobrecamisa de lino para verte genial.


Finalmente están los tejidos hechos con un algodón más grueso que el que se usa para una camisa, de los cuales el tejido ideal para un traje es el seersucker que conserva las propiedades benignas del algodón pero lo estructura más y que casi siempre viene a dos tonos (blanco con azul, blanco con café, blanco con gris etc)


Las telas de las que debes huir (y por qué) :


Poliéster: Sí, lo sé. Si compraste un traje en Zara o alguna tienda de esa naturaleza es probable que tanto forro como exterior sean de este material y ya te la he vetado para el verano... (Aunque si compraste un traje en Zara es probable que lo hayas hecho antes de ser un lector de este espacio Sartorial)


¿Por qué está vetada para el verano? Porque a menos que sea un poliéster especial de alta tecnología que será casi imposible de encontrar en prendas no deportivas (como el climachill, adizero o climacool de las prendas para atletas que hacen en Adidas o su contraparte, el DryFit de Nike) aislará completamente tu calor corporal, el poliéster, voy a decirlo, tiene más parecido en cualidades con el plástico que con el algodón, al moverte en él es fácil que se caliente y sobre todo: No deja pasar el aire. Por lo que una camisa en ese material podrá sentirse suave como la seda (y verse justo así) pero a la hora de ponértela y caminar un par de minutos bajo el sol estarás bañado en sudor.


En el mismo espíritu del poliéster, otras fibras sintéticas como el nylon, el rayon o el vinilo están prohibidas por su misma naturaleza aislante.


¿Y que hay de las que tienen mezclas de tela? Sabiendo lo que sabes, usa simplemente tu sentido común. El porcentaje de fibra sintética que lleva la prenda, es el porcentaje de la misma que te va a privar de los buenos efectos de la fibra natural, si compras una camisa 50% poli 50% algodón va a dejar pasar la mitad de aire que una algodón 100%, puede que te ahorres algo de dinero respecto a la que es toda de fibra natural, pero cuando tu sudor la manche porque sudes más en ella o cuando evites ponértela porque te acalora, entenderás que vale la pena invertir en tejidos naturales desde un inicio.


Lanas, cashmere, cazadoras de piel o ante y básicamente cualquier tejido pesado o aislante y que más bien te pondrías en invierno está obviamente vetado para el verano. Por razones más que claras.


LOS COLORES A USAR :


El color, aunque no lo creas es importante también para mantenerse fresco. Como dato científico comprobado debes saber que los colores claros filtran mejor la luz solar, por tanto ayudan a mantenerse fresco al absorber menos calor.. El punto al que quiero llegar es que, aunque el color no es tan importante como la tela en sí, puede hacer la diferencia en esos días en que la ciudad se pone a cuarenta grados centígrados. Asimismo, vamos a ser francos, es el momento de mayor luz solar del año, ciertamente los colores dentro del espectro más oscuro desentonarán un poco con el panorama y vestirse de colores claros y con las telas apropiadas puede ser algo que te ayude tanto como a los maestros del mundo sartorial, como a continuación constatarás: Huebl, Gandy, Tucci, Lyle Robin, Brian Sacawa y hasta Ed Westwick utilizan colores claros cuando el clima lo amerita:





No te diré que no uses esa polo o camisa negra que te gusta tanto y que ciertamente es un clásico, pero si te digo que es el momento de ser creativo: puedes combinarla por ejemplo con unos pantalones sastre en un gris muy claro o incluso unos white jeans y para rematarlo todo, un par de loafers (mocasines) en ante gris o unos Belgian Shoes en negro con calcetines invisibles para extra ventilación. Lookzazo como lo demuestra Michael Fassbender, copa en mano, en la última imagen de galería de arriba. No le temas a los colores claros, en tiempo de calor son tus mejores amigos y aliados y realmente puedes experimentar con ellos más que en cualquier otra estación. Si otoño e invierno son estaciones para experimentar con texturas, la estación caliente es para hacerlo con colores, pues además lucen más, aunque todo claro está dentro de tu estilo personal y debes hacerlo según los códigos de vestimenta lo permitan y en la medida en que te sientas cómodo.



LAS CAPAS INTELIGENTES:


Hablemos con franqueza, es verano, hace calor, en lo último que quieres pensar es en añadir más prendas a tu atuendo. Lo comprendo a la perfección. Pero a veces es necesario utilizarlas. Aquí hay que ser inteligentes. Por razones obvias procuraremos usar sólo una capa para añadir dimensión al atuendo. Puede ser, como se ha dicho, una sahariana, blazer saco o americana, pero para que estas se puedan usar de manera cómoda, búscalas sin forro o con medio forro: es decir con la espalda descubierta. Creeme, hace la diferencia. O bien, también puedes optar por un favorito personal en las ocasiones más demandantes y calurosas que requieren elegancia: un chaleco. El chaleco te permite mantener cierta estética y nivel de formalidad aún cuando remangas tu camisa dejando ver tu antebrazo por completo. El verano, para ser franco, es donde se le saca mayor partido a los trajes de tres piezas, puedes permitirte la indulgencia de quitarte la chaqueta sin verte mal gracias a esa pequeña y sutil prenda que en mi opinión está infravalorada en muchos casos. Puede ser también una buena ocasión para cambiar de accesorios, puedes cambiar las corbatas de seda por corbatas tejidas (o si eres más creativo pajaritas) o bien llevar la camisa abierta.


Como dije, el verano implica mayor creatividad en ocasiones, pero también nos permite salir con outfits más simples.


Eso ha sido todo por mi parte. Yo sólo deseo que tengas un verano con bebidas frescas, charlas interesantes y outfits con clase. Como siempre, Encuentra tu estilo.


-A

268 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo