• A

Cómo hacerse de una Imagen Personal (ft Karl Lagerfeld & Tom Ford)

Actualizado: 28 abr 2021

EN BLANCO Y NEGRO:

No cabe duda que al escuchar las palabras blanco y negro en el contexto del estilo es inevitable pensar en las más elegantes noches, en las que para conmemorar una gala o evento los hombres presentes se ponen un smoking o tuxedo, al más puro estilo de Bond, o quizás recuerdan alguna gala de la FIFA, con Cristiano Ronaldo en un entallado traje con una corbata negra muy delgada sobre una impecable camisa blanca. Pero hoy no hablaremos del blanco y negro como una combinación elegante y lo bien que se llevan juntos (eso quedará pendiente para otro artículo) sino que hoy, mi querido Astyler, vengo a hablarte de 3 conceptos muy importantes a la hora de vestir y que quizás cambien tu manera de entender el estilo como tal, utilizando al difunto diseñador Karl Lagerfeld , quien fue un icono de las más poderosas casas de moda en su momento (Chanel, Fendi) y al exitoso diseñador y director de cine Tom Ford (ubicaras sin duda su trabajo si has visto alguna de las últimas tres películas del agente 007, pues él diseñó sus trajes). Te lo advierto, este será un artículo mucho más largo y profundo de lo habitual, pues te revelaré cómo funciona el estilo y cómo usarlo a tu favor.




I. EL ESTILO, REFLEJO DE TU PERSONALIDAD:


"Todos harán asunciones sobre ti basándose en lo que vean"

No creo que este primer encabezado sea sorpresa para tí, pero es innegable que la manera en que vistes (y dicho sea de paso todo tu arreglo y aliño) habla por ti. Son detalles que al espectador revelan revelan quien eres, le dan una idea de cómo ves el mundo y hasta el papel que tú mismo te otorgas en él. Y sí, podrán venir tus tías a decirte que lo que importa es lo de adentro (y tienen razón) pero ciertamente, por mucho que cualquiera diga que no es así, como te ves es reflejo claro (al menos ante la sociedad) de quien eres y de cómo te quieres presentar al mundo. Lamento ser yo quien lo traiga a colación pero no podrías decir que dentro de ti hay madurez, diligencia e incluso sentido común cuando siendo un adulto vas por allí con una t-shirt con un personaje de caricatura o un mensaje obsceno y calzando unos tenis sucios o unos zapatos con agujeros acompañando un pantalón medio roto o que claramente te queda grande a un evento como una cita de negocios (o romántica) o si te presentas así a trabajar. Por otro lado, tampoco podrías afirmar ante el espectador que no te conoce que eres una persona proactiva, profesional y que siempre busca la manera de crearse oportunidades si andas por allí haciendo cosas con ese mismo look; porque no sabes si te encontrarás con una chica a la que te gustaría conocer o si una oportunidad importante de crecimiento se te presentará al coincidir con alguien que podría incidir positivamente en tu vida, ya que si se presenta, lo cierto es no vas preparado: llevas una t-shirt que lleva escrito "Eres un idiota" y dudo mucho que vestido así siquiera reúnas las ganas de intentar acercarte a ese mentor, novia, socio o patrocinador potencial y aunque lo hicieras, te será difícil reponerte de la mala impresión que tu atuendo le dejará a esa persona. Y no, no pretendo venir aquí a decirte que deberías usar un traje todos los días y para todas las ocasiones, ni nada parecido, simplemente quiero hacerte notar que todos harán asunciones sobre ti basándose en lo que vean (tú mismo también las haces sobre otros) por lo que la ropa que usas debería ser tu primera herramienta para mostrarte al mundo y ser la ventana visual de tu esencia hacia los demás, actuando a tu favor. Ahora, es innegable que si eres una persona creativa, te vistas y luzcas un arreglo con rasgos característicos de esas cualidades, o si eres más bien clásico, lo mismo; el punto para que el estilo sea favorable para tí es que debes ser honesto y estar orgulloso de quien eres y tu estilo debe ser congruente con esa imagen (sino serías alguien falso y eso es peor, pues seguramente estarás incómodo) pero debes aprender a saber utilizarlo a tu favor, de manera que no te sabotee y que al mismo tiempo deje claro que tú eres tú. ¡Y qué agradable es ser nosotros mismos!


Respecto de este punto, Lagerfeld y Ford lo hacen de maravilla. De dos maneras diferentes (puesto que tienen estilo diferentes) pero el punto al que quiero llegar lo demuestran con claridad:


A Lagerfeld, dramático, creativo, metódico, huraño y voluntarioso, "único" le gustaba hacer notar que era, efectivamente, un artista. Su clásico cuello alto y cerrado con corbata, traje con delgadas solapas redondas (a manera de smoking) y guantes negros junto con su cola de caballo y lentes oscuros eran su estampa personal, tan era así que su marca Karl Lagerfeld, usa un logo con su perfil, que cuenta con todos estos elementos. Probablemente al verlo te des cuenta que no es precisamente el estilo que promovemos en A Style by A, no obstante es digno de mencionarse cómo usa su imagen para hablar de sí mismo: es el Rockstar de los diseñadores y su ropa lo grita.




Tom Ford en cambio, es ciertamente más elegante (y su estilo si que va con el nuestro querido Astyler). Limpio, seductor y perfeccionista (en sus palabras es además la manera en que se autopercibe a sí mismo y la manera en que gusta de vender a su marca) su clásico atuendo de traje negro, con anchas solapas en pico y camisa blanca casi siempre abierta (aunque sí que se pone una corbata a la hora de hacer negocios) nos revela su carácter fresco y sofisticado, con toques de James Bond.



Ahora, ninguno de ambos se hizo famoso, rico o exitoso por cómo se viste o con la imagen que proyectaban al espectador con su atuendo, pero la manera en que visten los ayudó a promover su visión particular del mundo, que coincide con la manera en que se autoperciben y fue, finalmente, otro escaparate de quienes eran. Eso es el estilo. De eso se trata vestirse querido Astyler, de mostrar tu carácter individual y de utilizarlo para tus fines.


Ahora, así lo hicieron ellos. ¿Cómo lo puedes hacer tu? ¿Quieres verte bien y además usar el estilo para demostrarles a los demás quien eres de manera contundente? El primer asunto a clarificar es el autoconocimiento ¿Cómo te autopercibes? ¿Qué cualidades crees que muchas veces la gente da por sentado que no tienes aunque es así sólo por cómo te ves? Anótalas. Ahora quiero que visualices a una persona que represente a cada una de las cualidades que posees ¿Cómo va vestida cada una? ¿Te gustan sus atuendos? Entre todos los elementos que viste vestir a esas personas que has imaginado, hay elementos de tu imagen ideal, o al menos una imagen congruente con aquello que eres. Ahora la clave será que sepas usar esos elementos que crees que las distinguen. Si son T-shirts y sobrecamisas, eso. Si son trajes o combinaciones sport, eso será. Pero evidentemente, debes aprender las reglas generales del vestir, para que sea lo que sea que elijas para ti, lo luzcas con orgullo y con la certeza de que sabes lo que estás haciendo.



II. EL ESTILO COMO ELEMENTO CON EL QUE TE RECONOCEN Y RECUERDAN:

"Nuestro estilo manda mensajes"

Ahora, tenemos claro que nuestro estilo es la manera con la que nos mostramos al mundo al ser reflejo de nuestra personalidad y visión. Pasemos al siguiente paso: El estilo también es una manera con la que halagamos y/o respetamos a los demás, esto no sólo a la hora de respetar los códigos de vestimenta sino que debemos tener en claro que enviamos, con nuestra elección de atuendo, mensajes a los demás que pueden ser bastante claros, por ejemplo: ir con shorts y una playera de tu equipo de fútbol favorito a una boda puede ser tan declarativo y ciertamente grosero como burlarte del novio cuando va a tu casa a darte la invitación del evento, aunque probablemente hacer lo primero le cause más problemas con los suyos que lo segundo. Tomando en cuenta el respeto a los cánones que nos otorgan los códigos de vestir, pasemos a desmenuzar lo siguiente: nuestro estilo manda mensajes.


No hablaremos en esta ocasión de qué mensajes envías según el atuendo (tema bastante amplio e interesante), sino que aterrizaremos todos a la idea de que tu estilo, es una herramienta para dejar una impresión en los demás. Puedes hacerlo con mucha clase, elegancia y alta costura (Como Tom Ford o Karl Lagerfeld) o de una manera más discreta (e incluso fachosa) pero que igualmente te distinga (Steve Jobs, Mark Zuckerberg). Estas cuatro personas tienen la particularidad de que, si sabes quienes son, seguramente los imaginas siempre de la misma manera: a Tom Ford con su Traje Negro y camisa blanca abierta, a Lagerfeld con su coleta, lentes y atuendo oscuro sobre una camisa blanca de cuello alto, a Jobs con cuello de tortuga y a Zuckerberg con jeans y una T-Shirt de manga corta en gris o en azul marino, Con esto no te quiero decir que te vistas diario con el mismo atuendo, a manera de uniforme. Ello no sólo sería aburrido sino que acabaría con la parte práctica y contextual de la ropa (No se puede vestirse igual en un día lluvioso que en uno muy soleado o usar lo que usas en verano en invierno sin padecer frío). Sin embargo hay dos principios que quisiera rescatar para tí:


a) Ten un Outfit Base, un atuendo "de la casa": debe ser uno que te favorezca, que te encante usar y que cuando veas en el espejo logre hacer que te sientas tú mismo a la millonésima potencia. El atuendo debe ser uno con el que te gustaría que te recuerden e identifiquen, para que, en los momentos donde puedas hacer una impresión visual duradera sobre tus pares lo uses, de manera que se quede con ellos esa imagen de ti. (Puede ser desde el primer día en la oficina o la universidad hasta alguna reunión. comida o fiesta -recuerda siempre apegarte al código de vestimenta- ) En el caso de Tom Ford, su outfit base es ese traje slim fit de lana en negro y anchas solapas en pico, con una camisa blanca con un cuello abierto (sin corbata)




b) Incorpora un elemento que pueda ser un común denominador en todos tus outfits. Puede ser desde un color que le favorezca a tu tono de piel hasta un accesorio que te distinga en particular (puede ser desde el uso reiterado de algún sombrero, guantes de conductor, un foulard, corbatas o pañuelos de bolsillo hasta el uso reiterado de alguna pulsera, reloj o anillo). No con esto digo que todas tus camisas, polos y t-shirts deban estar en la gama de ese espectro, pero puede fortalecerte dejar una imagen clara en el observador que este sea la base de tu armario y que quien te encuentre tenga más posibilidades de encontrarte en este color que te es tan favorecedor o que pueda identificarte por el uso de alguna prenda. Karl Lagerfeld hizo esto al valerse de la poderosamente llamativa mezcla de negro con blanco, hasta en su rostro (su piel blanca, cabello canoso y lentes oscuros) para crear un look que a la fecha es icónico y que nadie podría usar como él.





Lo importante y lo que hizo que recordásemos a los personajes que mencioné con la imagen con la cual los recordamos es que se valieron del poder de reiterar el uso de esos atuendos en momentos clave. Nos consta a todos que no se vestían igual todo el día todos los días, pero eligieron vestirse igual o con los mismos elementos en las circunstancias que hacen que los recordemos de esa manera: en su mundo las pasarelas, las conferencias, entrevistas y apariciones públicas. Ahora, el común denominador de nosotros no recibe la atención que estas figuras mediáticas recibieron (y dos de ellos continúan recibiendo) por lo que quizás pueda ser menos claro cuando habrá que usar esta estrategia, aquí deberás usar tu intuición para que puedas discernir los momentos emblemáticos, que casi siempre tienen que ver con las primeras impresiones o con aquellos momentos en que te consta que las personas harán su escrutinio y análisis de tu atuendo personal.




III. EL PODER DE ENCONTRAR TU ESTILO:


La primera ventaja que supone encontrar tu propio estilo es que tu atuendo siempre trabaja en demostrarle al mundo de manera clara y transparente una parte de ti que tú mismo le quieres mostrar, lo que hace que vestirse no sea cansado, pues te identificas y encuentras al hacerlo. Asimismo dota de congruencia a tu imagen. que mantiene un hilo fijo sobre quien eres y sólo se modifica por el clima, la estación o la práctica de alguna actividad que requiera vestimenta especifica (como lo es hacer deporte) en consecuencia das señales claras al observador y este sabrá un poco que esperar de ti con base en ello.


Encontrar tu estilo también, quiero decirte, te dará mayor confianza y empoderamiento (palabra tan de moda últimamente) pues te ayudará a reafirmar tu individualidad y te sacará de esa enorme multitud, rehén de las tendencias, que sólo se pone aquello que esta de moda y se ve obligado a cambiar su armario de manera radical con el paso del tiempo. Tú, si encuentras tu estilo y te haces de una imagen propia, como Lagerfeld o Ford en este caso, tan sólo tendrás que hacer algunas maniobras de expansión y mantenimiento de vez en cuando, producto de la congruencia de imagen que tu estilo te otorga.


La mayor y más grande de las virtudes de encontrar tu estilo personal es, la potenciación de tu ser, es decir, que más personas verán lo que tu ves de ti mismo y eso, mi querido Astyler, es maravilloso y no tiene precio. A la hora en que tu estilo este claro verás que vestirse con buenos resultados es, de hecho, una de las cosas más divertidas, fáciles y agradables que puedes hacer en el día a día.


Te dejo todo esto a tu reflexión Astyler. Si tienes preguntas o comentarios, sabes dónde encontrarme. Y más que en ningún otro artículo te recuerdo:


Encuentra tu Estilo.


-A

76 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo