• A

BÁSICOS: Las Tres Camisas que necesitas

Actualizado: 18 sept 2020


No creo que exista hombre en el mundo occidental que nunca se haya puesto una camisa. Y no puedo culparnos. La camisa es desde cualquier punto de vista la mejor base para prácticamente cualquier outfit; puede pasar de lo formal a lo casual según su estilo y accesorización, de verano a invierno pues se puede complementar con facilidad y puede cobijar prácticamente cualquier estilo que se elija, desde el más hierático estilo clásico inglés (dígase usar un traje bien estructurado y una buena corbata) un relajado estilo Italiano con algún saco sport de telas ligeras y sin estructura, hasta usarla sola, con jeans o unas buenas bermudas en verano y por qué no, incluso usarla para hacer una capa, un nivel más en nuestro outfit, dejándola abierta con una T-Shirt debajo.





Pero debemos establecer de manera clara: no todas las camisas son iguales y por tanto no se pueden utilizar igual, es por esto que no todas tienen el mismo gran espectro de versatilidad, porque no es lo mismo usar una camisa casual, con bolsas y detalles en los hombros o una camisa de franela con un enorme patrón de tartán que usar una button down en algodón o una camisa de puño francés, que necesariamente requiere mancuernillas, sin siquiera mencionar las más formales camisas propias de noches de gala y eventos especiales que requieren cuando menos smoking, por lo tanto, deberemos hacer una diferenciación general, para saber qué camisa va con qué y no cometer errores a la hora de confeccionar nuestro estilo personal.




Hay tres características que hacen que la ropa sea más o menos formal o informal: tela, color y detalles (hicimos un artículo a fondo sobre ello aquí) Dicho esto, en casi cualquier caso es más fácil bajar de nivel una prenda formal que elevar de nivel una prenda casual, por lo que si se requiere mayor versatilidad, se necesitará una camisa con detalles más formales, así podrá usarse lo mismo con un traje de tres piezas que con bermudas en la playa.



LA TERCIA GANADORA:


Para este ejercicio hemos elegido tres tipos de camisas: dos con cuello italiano y una clásica button down, todas con puños de botón, mismas que, para efectos, cuentan con el mismo grado de versatilidad y son el ejemplo perfecto para nuestro ejercicio.




Elegimos estos cuellos (en detrimento del clásico y puntiagudo cuello inglés) por ser los más versátiles: permiten usar mejor la camisa lo mismo abierta que cerrada con corbata y en cuanto a los puños, el escoger una camisa de puño francés limitaría su uso a escenarios muy formales sólamente (y requiere mancuernillas) por lo que sacrificamos este detalle para obtener versatilidad.




Como podemos notar, los colores elegidos son realmente neutrales (blanco y azul) y esa es la clave en las camisas versátiles, pues precisamente esta sobriedad es la que las permite elevarse o no en el espectro de formalidad, no así las camisas con patrones poderosos como una en tartán como la clásica prenda hipster por antonomasia. Una camisa blanca es por definición, la más formal de las camisas en el guardarropa masculino, en círculos más formales es la camisa de noche y de negocios por excelencia y es una estampa del buen gusto, por ello debe ser la base de tu armario de camisas.





En cuanto al cuerpo de las camisas, notaremos que es completamente liso en las tres, es decir sin bolsillos no ningún detalle que salte a la vista. Este detalle es clave porque te dará un look más limpio y bastante más pulido que aquellas que llevan bolsillo. Asimismo, dan simetría lo que te dará mayor estética y te permitirá usarlas, incluso, como sobrecamisas ligeros en verano. Una camisa lisa es siempre más versátil que aquella que tiene más bien pinta de sobrecamisa y da vibras entre saharianas y náuticas.





La tela elegida es, evidentemente, algodón. Es natural, altamente respirable, muy suave con la piel y siempre le da un aspecto más pulido a los atuendos con camisa. Transiciona muy bien con las estaciones y es fácil de planchar a diferencia de por ejemplo, el lino. Las dos camisas blancas tienen no obstante, un tejido ligeramente diferente. Aquella con cuello italiano tiene un aspecto ligeramente jaspeado al acercarse que es imperceptible a distancia, mientras que la que posee botones en el cuello es completamente lisa.



La restante, en color azul, lleva una tela Oxford, es decir, a lo lejos dará la impresión de ser de un azul cielo liso. No obstante al acercarte, te darás cuenta de que posee muy diminutos puntos blancos en ella.




La tela oxford, sobre todo en azul, es considerada una estampa del guardarropa masculino clásico y era imprescindible que al menos una de nuestras camisas de batalla, se valiera de esta suave y agradable tela que añadiera además color a una tercia de otra manera completamente blanca.



Tener los básicos sin exceder tu presupuesto:


Las tres camisas que acabas de ver son todas de tiendas de Fast Fashion (Zara, H&M y Sfera y también podría haberlo hecho en Uniqlo) y no exceden los 25$ USD por pieza (unos veinte Euros, Quinientos Pesos Mexicanos) y si bien podría haber optado por usar prendas de diseñadores o programas bespoke en línea o en una camisería de prestigio, no obstante, el punto de este post es probar que vestirse bien no sólo es sencillo teniendo las piezas clave adecuadas, sino que estas, no rompen el banco. Vestirse bien no es necesariamente gastar todo tu dinero en vestirse, si bien vale más la pena comprar una camisa de Charvet París o de Marol en Milán o incluso de Tom Ford o Ralph Lauren Purple Label, no es necesario pagar eso. Menos aún en los básicos o si vas iniciando.

Allí lo tienes Astyler, esas tres camisas, son las más básicas para tu armario y siendo tan versátiles como son, me es difícil (si no es que imposible) pensar en una situación dentro de los distintos escenarios cotidianos de la vida diaria en que no pueda usarse alguna de estas. Como lo dije, son básicas para el armario y te sacarán de cualquier apuro, desde una entrevista de trabajo o una cita, hasta cuando sólo quieres ir a la tienda a por algo.


¿No me crees?


Pasemos ahora a nuestro experimento de demostración: tres camisas con tres códigos de vestimenta para un total de nueve outfits que demuestran precisamente el universo de posibilidades que permite nuestra prenda favorita.


Ya sea en outfits casuales o de negocios.


¿Tú que opinas de las camisas Astyler? ¿Añadirías alguna otra como básico indispensable a tu tercia mágica? Yo por el momento me despido de esta, deseándote un gran día.


Encuentra tu Estilo.


-A



66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo